Si se pudiera, regresaría el tiempo al día en que me dijiste por primera vez que me amabas ¿lo recuerdas? fue por medio de un vídeo, esa noche fue la mejor de mi vida y no lo sabía hasta el día de hoy, o también lo regresaría a una de esas noches en las que me abrazabas fuerte y me decías que me amabas, cuanto y más regresaría tus saludos cuando llegabas de trabajar ¿recuerdas?

Tocabas mi puerta, te decía pasa y solo asomabas tus ojitos esos que últimamente por las noches no me dejan dormir, pasabas, te sentabas en mi cama y empezabas a quejarte de los clientes o de tus compañeros de trabajo, te escuchaba a la par que me levantaba y te daba un beso, te abrazaba y te recostaba, te hacías del rogar porque siempre tenías mucha hambre y lo único que querías era cenar, al principio yo te pedía 5 minutos, así acostaditos, con el tiempo tu llegaste a pedir 15 minutos, hay esos 5 minutos que no volverán jamás.

En momentos no quiero dejarte ir, mi corazón aun no lo acepta pero la razón me grita que ya no hay nada más por hacer, que nuestro libro se acabó, que no hay final feliz para los dos, que el presupuesto sólo alcanzó para uno y el elegido has sido tú, porque tú te vas con tu nuevo amor, a sentir mariposas cuando la veas o pienses en ella, tú estarás nervioso esperando el momento de verla, tu harás cosas lindas y bonitas por ella, ella será feliz a tu lado, confieso eso me da envidia porque no soy yo con quien se concluye ese final.

Pero al mismo tiempo me da tranquilidad al saber que tú serás feliz, que no serás tú quien me extraña, que no eres tú quien llora todas las noches por la pérdida de su gran amor, que no eres tú quien se lamenta no haber disfrutado los días que estuvimos juntos, no eres tú quien quisiera regresar el tiempo y hacer las cosas bien, no eres tú quien cierra los ojos y se concentra para revivir en su mente un momento juntos, no eres tú quien se hace preguntas aun sabiendo la respuesta.

No eres tú quien se siente vacío en cuerpo por no tener los abrazos y besos de su amor, no eres tú quien mira una foto de su amor y le brotan lagrimas por sus mejillas, no eres tú quien tiene el corazón sufriendo por amor, afortunadamente para ti esa persona no eres tú, desafortunadamente para mi esa persona soy yo.

Por: Angelica López



     Compartir         Compartir