El sesgo cognitivo es el efecto psicológico de juzgar una situación neutra como buena o mala, según nuestro estado mental. Claro ejemplo el vaso medio lleno o medio vacío.

Si estamos preocupados constantemente, estamos imaginando situaciones malas inexistentes, que afectan negativamente nuestra manera de ver el día a día, para cambiar esta forma de pensar, debemos dejar de pensar en supuestos y comenzar a actuar, y si no hay nada que se pueda hacer en esa situación preocupante, debemos ocuparnos de cosas que si podemos cambiar, por ejemplo, si estas preocupado por las cuentas, y no recibirás tu paga hasta el mes siguiente, y a la vez estás pensando que deberías salir a correr, ponte tu ropa deportiva y sal a dar unas vueltas por el vecindario.

Cuando uno se ocupa, ¡cosas inimaginables suceden! pero solo si al correr escuchas tu música favorita y no estás pensando en esas cuentas. Te sentirás mejor y abrirás las puertas a cosas nuevas, capaz te animas a entrar a ese café que siempre te llamó la atención y nunca te animaste a entrar, o encuentres un afiche pegado de un trabajo temporal que siempre quisiste hacer, ¡las posibilidades son infinitas!

Hoy tantas cosas irrelevantes por las cuales nos preocupamos. ¿Que ropa me pondré mañana? ¿Tendré tiempo de terminar este articulo para el lunes?, ¿Será que Adrián sigue pensando en mí? No perdamos nuestro tiempo con cosas insignificantes, Ocúpate del artículo, mañana toma la ropa que sientas correcta y no te mires al espejo a ver cómo te queda, por algo la compraste, ¿no? Y si quieres saber si piensa en ti, ¡Llámale y pregunta!

Las preocupaciones, frecuentemente se convierten en miedos, y los miedos en realidad, por ejemplo, hace unos días tuve una conversación con dos amigos (pareja). Ella me dice, tengo miedo de que el este saliendo con otra, por eso no puedo evitar preocuparme y cada vez que viene a casa le hago mil preguntas, me doy cuenta, pero el sentimiento me domina y no puedo hacer nada.

Luego saliendo de su casa, me cruzo a mi amigo yendo a visitarla, desde que cruzamos miradas su energía densa me hizo preguntar si le pasaba algo, me dijo que había quedado con los muchachos a jugar videojuegos, pero al final tuvo que cancelar porque mi amiga le exigía venir a verla, terminó diciendo que, si sabía que iba pasar por todo esto, hubiera preferido estar soltero, el miedo de mi amiga estaba de apoco convirtiéndose en realidad. Ya que por sus preocupaciones estaba alejando a su pareja.

Las preocupaciones fatigan al cerebro y al corazón. ¡No dejes que estas te consuman y comienza a actuar! Visualiza lo que quieres y ve por ello, ¡deja de pensar en supuestos y comienza a vivir tu día a día! La vida siempre nos sorprende cuando nuestro sesgo es positivo, ¡y aprendemos mucho más!

Por: Meru Campos



     Compartir         Compartir