El gran error del ser humano, es que vivimos esperanzados a que las cosas ocurran exactamente como queremos; la pareja soñada, los mejores amigos, golpes de suerte que nos faciliten el camino.

Dejamos escapar el tiempo haciendo planes, trazando caminos, esperando por oportunidades, sin darnos cuenta, que estamos dejando escapar el tiempo, el aquí y el ahora, el momento perfecto para vivir, para reír, para aprender…

Debemos comprender que las oportunidades no suelen llegar por si solas, para poder lograr nuestros sueños, es necesario luchar por ellos, también es necesario entender que las cosas pasan, a veces buenas, a veces malas, pero que es necesario enfrentarnos al destino con la frente en alto, sin miedo, sin recato.

Has vivido confundido, si creíste que la vida es un cuento de color rosa, la vida está hecha de duras pruebas, de esas en las que los más débiles se rinden, pero de las que los más fuertes usan a su favor, como impulso, para convertirse en una persona mejor.

Así, que deja de esperar, muévete, atrévete a intentar…

La vida es un breve espacio que hay que disfrutar, vivir, gozar, sin olvidar que nada pasa por casualidad, ríe fuerte, canta, baila, no tengas miedo de nada, aprovecha los tiempos re risas y aprende de los días que no son como imaginas.

Como dicen:

 La felicidad es un trayecto, no un destino, así que no dejes escapar, todo lo bello que la vida nos da…

Nunca dejes de reír, no te olvides de soñar.

 



     Compartir         Compartir