Cómo te atreves a decirme que ya todo pasó. No puedes decirme que fue lo mejor y que ahora me sentiré bien… porque sé que las cosas no son así.

Sé que tu intención es consolarme, decirme que me sentiré mejor… que voy a estar mejor así, pero no. No, porque por el momento siento que esto es parte del proceso, que así esta bien que sea; yo quiero sentir lo que deba sentir y si eso involucra: llorar, gritar, disolverme, enterrarme y nadar entre llantos. Para mí es correcto, porque por supuesto que vale la pena. Así como valió la pena hacer tantos cambios para estar juntos, para vivir felices; queriéndonos, asimismo vale la pena sentirme mal.

Yo trato hacerme creer que las cosas poco a poco se irán aclarando. La guerra por la que lucho no es para negar lo que sucede, pues no puedo hacerlo bien todo el tiempo. Si tropiezo, es mi mente que me pone recuerdos como obstáculos. A veces me convenzo que lo que dicen debe ser cierto, después de todo son muchas las personas que me lo dicen, pero me canso, en verdad es fatigante tratar de hacerme creer que tienen razón, y no me sirve de mucho; es poco el tiempo que duran todas esas palabras en mi cabeza, cuando lo único en lo que pienso es en que pude haber hecho mejor.

Tampoco pienses que este será mi nuevo estilo de vida, que pienso sentirme mal y poco a poco amargarme, soló deja que me desahogue. Siempre es mejor exteriorizar los sentimientos; no quiero quedarme trabada en uno.

Con todo esto he descubierto la importancia de permitirnos abrir la llave y dejar correr el agua. Me niego a ser como todas esas personas que fingen estar bien, pero son tan vacías, tan desechas… llorar está bien; llorar no es sólo para débiles.

Yo ahora me siento vacía, me siento desecha; ésto no es un cuento de hadas en donde me veré revitalizada instantáneamente. No me digas que un clavo saca otro clavo, tampoco que el paso del tiempo será mi aliado, sabes muy bien que pueden pasar años y verme igual. Es cuestión de levantarme junto con mi voluntad y mirar hacia adelante.

Con esto intento decirte; que no quiero falsas esperanzas ya que estas son las que me tienen en este estado. Déjame si quiero llorar. Mejor dame una mano y un diccionario que me ayude a saber cómo puedo conjugar en pasado, todo lo que lo amo, que mi vida es de él, que en mis sueños y anhelos está él y que todas mis debilidades las conoce él. Esto no es cosa que pase en un par de semanas, ni siquiera de meses, compréndelo.

3

Es un batalla que debo enfrentar sola, porque antes de esto mi compañero era él. Obviamente me queda claro que con el tiempo y mi voluntad las cosas se pondrán bien; recuperaré mi capacidad de amar y de querer ser amado, que podré recordar todo lo que con él pasé y sonreír sin necesidad de la nostalgia.

¿Para qué quieres que sea falsa y te sonría hoy? Sabes que fingiré. Lo que quiero que entiendas es que debo lamer mis heridas y dejar que sanen; que cierren, y una vez hecho eso subir el rostro con calma y mirar el horizonte que me espera.

Ya soy fuerte por aceptar que hay algo que sobrepasa mis capacidades, mejoraré poco a poco, de modo que cuando esté lista; cuando este reconstruida, seré mejor que antes, más fuerte y naturalmente lista para conocer a alguien de la manera más adecuada, para así evitar lastimar a alguien que no tiene nada que ver. La paciencia siempre es la mejor cualidad de todas, seré paciente para lograr estar lista y salir de aquí, así que se paciente y no me exijas rapidez.

Déjame si quiero llorar en paz, porque yo me lo he permitido.



     Compartir         Compartir