Sé que tienes muchas heridas, producto de las decepciones, de los malos tratos, de los engaños que haz sufrido, sé que has cerrado las puertas al amor, que te has encogido en un rincón de tu corazón, resguardándote del frío de la soledad de no encontrar alguien a quien valga la pena amar.

Pero te ofrezco estos brazos para darte calor, para curar tus heridas todo mi amor, te prometo que mi mano nunca te va a solar, solo déjame entrar en tu corazón, te voy a quererte hasta el final de nuestros tiempos, te enseñaré una manera diferente de amar, llena de verdad, de sinceridad y de entrega.

No es muy común que yo diga estas palabras que te dedico, pero te conozco desde un tiempo y sé que eres el hombre indicado, aquel con el que puedo elevarme a otro plano de existencia superior, aquel con el que puedo por fin desplegar mis alas y entregarnos al amor, tenemos en común el encontrarnos con las personas erradas.

Enamorándonos con las cosas pequeñas, con simples miradas, con un te amo en la mañana, con un café por la tarde, con las estrellas por la noche, con un beso en la frente, con un abrazo eterno, intentemos esta vez con alguien adecuado, sé que podemos crear un amor tan grande y fuerte que sea tan absoluto como el mismo universo, démonos la oportunidad de ser felices juntos.

Permíteme llenar ese vacío en tus ojos, mientras tanto acompáñame de la mano a caminar por este mundo, te prometo que las heridas que llevas sanaran con el tiempo y mis cuidados.

Para ese amor que te pido tengo un corazón, que no conoce la mentira, que late por ti, que siempre se entrega, que se muere por quererte, que quiere estar contigo por siempre, quiero darte todo si estás dispuesto a darte igual, quiero que dejemos de ser un instante en la historia y que trascendamos al infinito, sin punto final, que nos amemos hasta que dejemos de existir.

Pienso quererte tanto como nunca lo hicieron, tanto que roce en la locura, tanto que te contagie como un virus mortal, y te prometo que tu dolor será el mío, que compartiremos nuestros sueños para hacer uno nuevo entre los dos, que tu llanto será mi llanto y tu felicidad la mía, quiero poder quererte completamente y sin medida, quiero que seamos lo que nunca hemos podido, dos almas entregándose sin otro afán que simplemente poder amarse más.

Ya dije lo que yo quiero, ahora dime tú, ¿me dejas entrar?

 

Autor: Sunky



     Compartir         Compartir