Muchas cosas son las que te pueden hacer mal. Pero aquí quiero centrarme en las relaciones tóxicas. Una relación tóxica es aquella que, aunque no te conviene, tú estás ahí porque tienes miedo de soltar. Te quita energía, te desmejora incluso la salud física y mental, pero sigues ahí, como si fuera un vicio, aunque sabes que estar con esa o esas personas te hace más mal que bien. Hablo de tu relación con tu pareja, con algún familiar, con amigos o con algún empleo, ninguno de los cuales te conviene.

¿Qué pasa si un día te decides soltar, dejar ir todo aquello que te hace mal? Pasarán estas increíbles cosas:

Emergerá de nuevo tu verdadero yo

Cuando tienes una mala relación, probablemente sueles forjarte una segunda personalidad y esconder tu verdadero yo. Al libertarte de ella, puedes volver a ser tú misma.

Te invadirá una sensación de libertad

Las relaciones tóxicas a menudo te hacen sentir atada, pues son como vicios de los que no te puedes librar porque tú misma te encadenas a ellos. Cuando te des cuenta que tú misma tienes el poder de salir de esas relaciones, te sentirás libre y plena de nuevo.

Podrás volver a tus nuevas pasiones y descubrir nuevas también

Desde luego, las relaciones tóxicas te quitan mucho tiempo, pues son bastante absorbentes. Al soltarlas, puedes retomar de nuevo esas viejas pasiones que tenías olvidadas y, quién sabe, hasta descubrir que te gusta hacer cosas nuevas.

Serás más productiva

Al liberarte, te llenarás de confianza en ti misma. Y está demostrado que una de las bases de la productividad es la autoconfianza, así que rendirás mucho mejor.

Mirarás hacia el futuro con optimismo

A partir de que te descubras como una persona libre, que ha desencadenado su verdadero yo, que tiene pasiones y las persigue y que confía en sí misma, podrás mirar hacia el futuro con claridad, plantearte metas y perseguir tus más anhelados sueños.

 

Autor intelectual: Valentina C



     Compartir         Compartir