Algunas personas son muy extrovertidas y sin ningún problema pueden expresar lo que sienten, otras sin embargo, son muy tímidas y les cuesta mucho decir un “Te quiero”, “Te amo”. Quizá no se atreven por vergüenza, porque les es difícil expresar lo que sienten debido a que su infancia no recibieron mucha demostración de cariño; otros por temor al compromiso que implica, por auto-protección para no ser heridos como en experiencias pasadas, por no ser correspondidos, etc. Es entonces, que tratan de comunicarse con otras palabras o con acciones.

Y es que sinceramente, no hay forma mejor ni más grande de amar que con hechos, pero las palabras, por simples que parezcan, también son hermosas y es otro ingrediente más en una relación.

Es por eso que siempre debemos ser un poco perceptivos para ver más allá de las simples palabras, porque los seres humanos a veces, somos muy extraños, porque lo único que queremos decir, es eso que no decimos, pero aun así el sentimiento es real, y la necesidad de decirlo es utilizando otras palabras y señales para decir realmente que significas “un todo para mí”, que sientes algo por esa persona tan querida; esas palabras explícitas que son necesarias y muchas veces, es más importante la manera de decirlo, a veces la expresión es vulgar, a veces incluso es cruel, a veces debes de mirar y escuchar con más detenimiento el amor que contienen y frecuentemente está ahí debajo de la superficie.

56 copia 2

Decimos cuídate mucho, no manejes rápido, pórtate bien, ¿cómo te fue hoy?, qué bien te queda esa ropa, ¿cómo amaneciste?, qué linda tu foto, me acordé de ti hoy, ¿llegaste bien?, etc., pero en realidad tratamos de decir: “TE QUIERO”, eres lo más importante para mí, me importa lo que te suceda y no quiero que estés mal.

Decimos “te amo” de muchas maneras, con regalos, con notas, con lágrimas, con besos, con sonrisas, a veces mostramos nuestro amor cuando nos mantenemos en silencio, sin decir palabra y ,a veces, incluso hablando bruscamente, a veces mostramos nuestro amor a través de las formas impulsivas y muchas veces tenemos que perdonar a alguien, por no escuchar el amor que hemos tratado de expresar.

Aquí el gran problema, es que no siempre entendemos el lenguaje del amor que se está usando, por eso debemos esforzarnos un poco más, y es que hoy en día, rara vez escuchamos a los demás, simplemente nos limitamos a oír palabras, pero poco nos esforzamos a saber lo que realmente significan o nos quieren decir, mucho menos, vemos los detalles como el tono en que se dicen, la expresión de su mirada, de el rostro.

Aprendamos a escuchar el amor de esas personas que nos rodean, si lo hacemos atentamente, descubriremos que somos mucho más amados de lo que pensamos. Nos daremos cuenta que el mundo no es un lugar tan malo, sino que simplemente estamos perdiendo la capacidad de percibirlo.

No olvides nunca expresar lo que sientes y sobre todo, no te reprimas tú mismo, haz la diferencia en tus días, en el de las personas que te quieren, y porqué no, hasta en el de un desconocido con una palabra gentil. Esa diferencia esta en expresar tu amor y reconocer el de los demás al utilizar un idioma “Alterno del amor”.

 

Autor: Karla Galleta

 



     Compartir         Compartir