Dar vida, un increíble don que las mujeres poseemos. Pero saberte embarazada no siempre es la mejor noticia que puedes recibir como mujer, porque al ser una responsabilidad enorme, puede afectar nuestros planes de muchísimas maneras. Por eso siempre es mejor ser muy precavida y cuidadosa para no llegar a esta situación.

En los últimos años ha habido un incremento enorme en los embarazos en chicas muy jóvenes, lo cual ha alarmado a las autoridades y a la sociedad misma. Dado que muchas veces estos embarazos son procreados en situaciones que solo denotan descuido, pero ¿Qué pasa cuando esta situación es un plan?

Me explico, hay situaciones en las que las parejas están bien conscientes de las cuestiones que un embarazo puede ocasionar y aún así se arriesgan a buscarlo. Hablo de embarazos en chicas jóvenes y no en adolescentes porque lo embarazos en adolescentes son una cuestión diferente ya que pertenecen a una etapa distinta en la vida de cualquier persona.

Estas chicas que siendo jóvenes se embarazan causan mucha polémica, pues se vive en una realidad muy distinta a la de tener hijos y adecuar tu vida para adaptarte a las exigencias modernas. Son objeto de críticas y encasillamientos, las personas y en especial las mismas mujeres son las que se encargan de encasillar a estas arriesgadas, en un sin fin de estereotipos: mujer antigua, mujer sin metas, sin capacidades, una mujer floja y sin un verdadero objetivo en la vida.

No se tiene en cuenta que se debe de tener respeto a las decisiones ajenas, porque luego están esas mujeres que manchan la reputación de todas aquellas que tienen hijos. Las mujeres que son descuidadas, que no se toman en serio la responsabilidad de un vida ajena y vulnerable. Que tienen hijos y los hacen sus hermanos, que salen de fiesta a la primera oportunidad y hacen gala de su descuido. Después todas las mujeres que tienen hijos siendo jóvenes y peor aún si son solteras; son encasilladas en muchísimas formas hostiles y degradantes.

Todas estas personas que son intolerantes y que se dan el derecho de criticar no se ponen a pensar que hacer lo que todo el mundo hace, es más fácil, por ello es que todo el mundo las hace. Trabajar, estudiar, vivir sólo, vivir sólo con tu pareja o amigos; son cosas muy sencillas, aun cuando se hacen todas juntas. Trabajo, estudio y vivo sólo… es sencillo porque no tienes a nadie de quien hacerte cargo, solo te preocupas por ti y acomodas tu tiempo a tus necesidades y antojos. ¿Cuesta trabajo? Sí. ¿Es difícil? Casi siempre. Pero no es lo mismo hacer todas estas cosas por una necesidad propia, a hacerlas porque debes hacerlas por alguien más, alguien a quien además debes proteger y cuidar, que por si fuera poco también tienes que educar.

embarazo-1

Así es como el mundo se vuelve complicado y no es algo semejante a tener una pareja, incluso no es lo mismo que tener una mascota. La próxima vez tengas la intención de criticar a alguien más, primero compara objetivamente tus actividades con las de ese alguien. Y si eres una de estas personas que ya tienen un pequeño ser a su cuidado, recuerda que hay muchas cosas que hacer y que naturalmente tendrás que perderte de muchas, no pongas en segundo plano a un ser que proviene de tus adentros, a un ser que creaste con tu propia sangre, dale importancia a las razones que en verdad las tienen, pero tampoco seas de este tipo de mujeres que las redes sociales han dejado al descubierto; esas mujeres que vuelven a sus hijos como un accesorio de moda que siempre combina con ellas.

Siempre hay que hacernos responsables de nuestras acciones, eso nos brindará muchísimas gratificaciones, no desperdicies las oportunidades que la vida te da, aprovéchalas tú y no las des o dejes a alguien más. Nunca se está preparado para ser padre, no hay un edad que las personas puedan decirte que es la correcta, todos somos muy diferentes. Toma tus propias decisiones pero hazlo con responsabilidad.



     Compartir         Compartir