Si bien es cierto, que  no es nada fácil lidiar con el dolor que provocan las heridas, ni mucho menos, lidiar con las cicatrices que recuerdan un viejo dolor, sabes que nunca me he resignado a vivir en la agonía, ni mucho menos a asumir el papel de víctima que sufre por amor.

Es verdad que te dedique algunas noches de insomnio, de lágrimas que se aferraban al recuerdo de lo que nos unió. Sin embargo, poco a poco fui asumiendo que de nuestro amor no quedaba nada, que a pesar de mi tristeza, era necesario este adiós.

olvidandote

Una noche prometí que no volvería a llorar por ti, que esa sería la noche perfecta para liberarme de ti; me decidí a olvidarte, a liberar mi alma de tu recuerdo, de tu amor que provoco una tempestad en mí.

Y fue así, como poco a poco recuperé mis ganas de reír, mi fortaleza para vivir, fue así como poco recupere mi fe, y casi sin darme cuenta, deje de pensar en ti.

 

Y ahora, después de tanto tiempo vuelves aquí,  resulta que te diste cuenta de que me amas, de que me extrañas, de que no puedes vivir sin mí, pero en realidad te falta comprender, que yo ya he escrito el punto final a la historia, un final que no estoy dispuesta a transcribir .

Así que te suplico que dejes insistir,  de mandar flores que no voy a recibir, de llamar a media noche, inventando promesas que de antemano sé que no sabes cumplir.

Qué lástima que muy tarde te diste cuenta de que un amor como el mío no se compara, ni se esconde en cualquier falda, que pena por ti, que te falto perspicacia para descubrir que aunque te amaba tanto, mi dignidad no la cambio por nada.

olvidarte de una vez

Te recomiendo dejar de suplicar, aceptar, que no hay fuerza en la tierra que me haga a tu lado regresar, debes saber que no hay manera de derrumbar esta fortaleza que me impide volver a creer en ti, volver a  confiar.

Debes saber que soy de esas mujeres que cuando deciden olvidar, no hay manera de dar marcha atrás, pues en mi caso, aplico a la perfección el dicho que dice:

 

Ni para tomar impulso, doy un paso atrás.

 

Autor:    Laura He.

 

 



     Compartir         Compartir