Desde cuando siento que se me escapa el aliento cada vez que te veo, trato de ocultarlo pero no me sale bien. Estoy intentando fingir que el corazón late fuerte tan fuerte que se me nota por debajo de la blusa.

Eres la persona más simpática que conozco y todos los días entre bromas graciosas me dejas ver que te gusto también, pero eres tan sutil que me haces confundirme. Entonces me encuentro sin saber bien a bien que es lo que piensas o que es lo que quieres lograr conmigo.

Déjame ver que es lo que piensas, cuando me miras fijamente y luego sólo desvías la mirada para ver mis labios, mencionas cosas como que el color de mi labial esta bonito y me queda bien. Entonces lo que logro entender es que quieres besarme.

Pero no eres claro, no eres conciso, haces de nuestra amistad un misterio, siendo sincera la mayoría de las veces lo disfruto, haces que mi vida sea entretenida y divertida, aunque otras veces lo único que logro sentir es desesperación porque no entiendo qué es lo que buscas.

No entiendo que tanto te cuesta decirme la verdad y ajustarnos a eso.

Intentar seguir siendo lo que somos pero ahora sin el calificativo de amigos, porque esto se vuelve un juego confuso, por una parte nos tratamos como amigos, pero después nos encontramos besándonos. Besos largos y cariñosos llenos de amor y encanto. Pero después te escucho hablar con tus amigos, de las chicas que te gustan.

CYZL-9BVAAADFRm

No tengo nada en contra por tratarnos así, pero me gustaría tener otro tipo de amor, otro tipo de trato, uno que me convierta en una persona especial.

Yo ya me decidí a seguirte lo corriente, en algún momento valoraras como soy, algún día veras que no sólo soy una buena amiga, también puedo ser una buena novia; una que no olvidarás aunque te parta el corazón en dos.

Ahora todo depende de tu decisión, porque sea como sea, verás que puedo enamorarte. 



     Compartir         Compartir