Hoy en día muchos de nosotros no conseguimos averiguar que sentimos realmente, nos gusta pensar que no existe el amor, que es algo que difícilmente puede perdurar en el tiempo, tampoco sabemos como acertar en nuestras decisiones, ya que el miedo a perder lo que podemos llegar a querer nos acorrala a la hora de elegir cualquier opción.

¿De dónde salen los sentimientos? Algunos afirman que del cerebro, debido a ciertos estímulos y reacciones químicas que este produce sin que nos demos cuenta, sin embargo otros se aferran a seguir pensando que salen del corazón, pero yo me planteo la siguiente cuestión: ¿No es el corazón un músculo? Supuestamente no puede sentir, solo sirve para que nuestra sangre no deje de fluir…

Entonces, ¿Por qué dibujamos un corazón? ¿Por qué esa forma representa amor?

La comprensión es algo que se me escapa, al igual que la virtud de la razón siempre cuando siento que me abrazas. Es una sensación algo difícil de explicar, el calor, la protección, esa capacidad de respirar con tranquilidad.

No puedo arriesgarme a decir que sea amor…por si luego todos esos sentimientos se convierten en dolor.

Y entonces cierro los ojos…y siento ese aroma tan característico, voy notando mi piel poco a poco más mojada o sintiendo como el ambiente se va humedeciendo, varios escalofríos recorren mi cuerpo, quizá por el frío que comienzo a sentir, pero me da igual porque esa sensación de libertad no la cambiaría por nada, y al igual que como nos sentimos bajo la lluvia, pienso que es lo que podemos llegar a sentir cuando hay amor.

F100008367

Pero sus ojos…esos ojos tan profundos como el mar que tanto me gusta admirar, y es que cuando siento su mirada sobre mí, me vuelvo torpe y es su risa lo que me proporciona alegría.

En mi opinión lo mejor es dejarse llevar, ¿Qué más da si lo que sentimos es gracias al cerebro o al corazón? Mientras nos saque una sonrisa y nos alegre los días, no debemos preocuparnos con cuestiones irrelevantes, dar lo mejor de nosotros mismos y sentir al máximo cada momento, cada respiración, cada instante.



     Compartir         Compartir