Dicen que las relaciones ya no duran lo mismo que antes, porque ya no existe el mismo compromiso, dicen que antes se trataba de reparar aquello que se había roto, que antes no se contemplaba ni por un momento la posibilidad de separarse, que antes las personas cuando se casaban lo hacían con la verdadera convicción de que durara toda la vida, dicen que somos una generación mediocre que no sabe amar, que nos resulta más fácil decir adiós que luchar, pero tú sabes mejor que nadie que ese no es mi problema, sabes que en cuanto a esfuerzo, dedicación, entrega y ganas de reparar lo que haga falta no me he dejado nada.

Sabes perfectamente que desde el momento en que comenzamos a vivir juntos, me he dedicado a hacerte feliz entregando mi alma y mi vida entera, como cualquier persona he cometido mis errores, pero siempre me disculpe por ellos y me he levantado cada vez que caí, pero dime tu ¿puedes decir lo mismo que yo?, obviamente no nos hemos estado dedicando a lo mismo, créeme no quiero rendirme con esto, cuando me casé contigo quería que fuera la única vez de mi vida, y he puesto todo lo que tengo para que cada día estemos mejor, pero cada vez es más innegable el hecho de que he luchado sola desde el comienzo, y la realidad me aplasta y me obliga a pensar si tiene sentido todo lo que estoy haciendo.

¿Realmente por más ganas que yo le ponga puedo llevar la relación por mí misma? La respuesta es claramente no, y aunque eso fuera posible no creo que a nadie le gustaría enamorarse, casarse, y terminar dándose cuenta que si quiere que la relación no se desmorone tiene que terminar haciendo todo por su propia cuenta.

Sé que a veces no somos conscientes de todo lo que las otras personas hacen, sé que a veces estamos tan concentrados en lo que estamos haciendo nosotros mismos que perdemos la perspectiva, por eso quiero preguntarte ¿hay algo que estás haciendo por mí que no haya notado?, entiende que no quiero dejarte, pero solo me has dado razones para hacerlo, estoy tratando desesperadamente de aferrarme a este matrimonio, pero ya no tengo argumentos válidos para convencerme de que vale la pena, así que te lo pido de favor, dame una razón para quedarme, una real, una buena, hazme sentir que no he perdido mi tiempo, que no tomé una mala decisión cuando te dije que “si” al presentarme ese anillo, dame una razón para quedarme, porque para irme ya me diste muchas.

Autor: Sunky

 



     Compartir         Compartir