Por fin nos dimos la oportunidad de estar juntos, de entablar una relación que queremos y que pueda durar. Pero antes de que empecemos a dejar correr el tiempo, sin la necesidad de contarlo quiero decirte unas cosas que me parecen necesarias, pues pese a el tiempo que nos conocemos no he podido tener el valor de decírtelas.

Déjame conocerte a detalle, saber las cosas que te gustan, saber que es lo que odias, pero dime todo, no guardes secretos para mí, yo no utilizaría jamás el conocerte como un arma para lastimarte. Deja que conozca cada lunar de tu cuerpo y por la noches de insomnio pueda formar dibujos hermosos.

Quiero verte claro y honesto, ver el alma que se esconde tras esa tersa y fina capa de piel, quiero charlar con ella, que me cuente que es lo que anhela y con que sueña. Quiero ser capaz de saber que es lo que piensas y poder complacerte a cada momento, porque así de grande es mi amor, si tú te dejas, yo me dejo.

Necesito que abras tu puerta y me dejes conocer los matices de tu interior, necesito ver esos colores hermosos para pintar bellas obras de arte y enseñarte a apreciar tu naturaleza. Necesito que me dejes saborear la azúcar y la sal, de tu personalidad. Dame permiso de adentrarme a los rincones de tu alma, conocer sus maravillas y aprender a materializar esas formas extrañas, que se crean cuando piensas; cuando sueñas. Sé que aún te encuentras un poco dudoso respecto a esto, pero insisto, seré reciproca y lo que tú me des yo daré.

Y es que desde que te vi, sólo tengo algo en la cabeza y es, terminar mi vida junto a la tuya, yo ya estoy decidida a envejecer contigo a estar a tu lado pese a cualquier situación. Hazme conocer que esa también es tu disposición. Escríbeme en un papel lo que no te atreves a decirme, aquello que te apena y permite que yo pueda conocerte, yo por mi parte escribiré en tus sueños todas las cosas que quiero darte y las que quiero me permitas mostrarte.

B0kQv7RCUAA_7_C

Mi decisión es firme, te quiero amar y estoy dispuesta a eso y más. Pero tu timidez no nos deja avanzar y no logro entender qué es lo que te detiene, comprende que así como eres, ya eres perfecto. Eres perfecto a mis exigencias y todos los días doy lo mejor de mí y más para ser digna de recibir las cualidades que me ofreces. Pierde tu tiempo en mi tiempo, déjame ser libre de amarte, de cualquier manera ya prometimos amarnos y pese a que no tiene mucho sentido decirte todo ésto a estas alturas, nunca es tarde para convencerte de amarnos sin restricciones.



     Compartir         Compartir