Prometí no dedicarte más de mis textos, ni poemas, ni siquiera pensarte. Pero llega un momento en el día un minimo instante donde tú sonrisa nubla mi mente, y atormenta mi presente. Se siente un apretón en el pecho que duele, duele, duele. Dolor? es tu recuerdo, te pienso logró reponerme seco mis ojos cristalinos, tomó aire y finjo la sonrisa más forzada pero delicada del mundo. No puedo con lo que siento, esta regresión de pensarte, imaginarte me hace mal.

Se muy bien que tengo que dejar que todo fluya encontrar la vuelta, sonreír demostrar que estoy bien que no me afectó en lo más mínimo tu partida, que todo me da igual como a ti, se que todo pasará que lograré superarte, que soy una mujer fuerte. Pero en mi presente necesito desahogar este mar de lágrimas que esconde mis ojos, desatar esta tormenta de dolor. Que tu cobarde despedida me dejó, tu rostro no se hizo presente en esta decisión eso esfuma con menos importancia lo vivido. Pienso, como siempre analizadora me hecho la culpa, me reprimo, y no encuentro motivo de tus actos rompes mis esquemas, mi estadística. No puede ser que hayas fingido tanto esa sonrisa, mirada, gesto, palabras de enamorado no me entra en la cabeza por que? Cuando? Que hice o hicimos? para que esto con tanta simpleza se desliza por el borde del pasado.

 

Me niego a pensar que me hiciste aquel daño tan malo, conociendo hasta mi más mínimo secreto, mis problemas, conociendo que soy una mujer luchadora, noble, sencilla, inteligente, única, sensible, con tan bueno corazón y madurez como me dijiste unas millones de veces y tu un hombre que en un principio perfecto y luego cuando logras amarrar algo lo dominas de tal forma que quieres, no eres un hombre completo tu cotidianidad de buscar cariño en otras mujeres sabiendo que conmigo no te faltaría nunca amor tal vez fue por miedo o por que en verdad nunca me quisiste. De todas maneras y aún así decidiste lastimarme, hoy te vas como un triunfador sabiendo que me derrumba esta partida, me dejas el alma rota. Como dice el dicho “Él que avisa no traiciona” te repetí cuantas veces que no quería confiar en el amor, quería estar sola y tu con esa mirada de disfrute me convenciste a arriesgarme a jugar de nuevo en el amor y aún así en la batalla fuiste tu quien me mató. Explícame como olvidas esas tardes de paseo? Esos besos descontrolados de pasión de amor?

Esas noche en la que mi cabeza solía dormirse junto a tu pecho, donde nuestros pies se entrelazaban, y nuestras sonrisa después de un te quiero, nuestro cuerpos tan cercas, nuestras cosquillas, nuestras charlas nocturnas? Cuando tus manos sostenían mi cintura? Cuando jugabas con mi pelo? Esos te amo que se originaban del profundo del corazón y salían a flote, los apodos bonitos, los abrazos, mordidas excitantes, nuestras manos juntas, esa risa cuando me veías cerrar los ojos después de un beso donde quedaba anonada. Como haces para olvidar tan rápido aquella que te aconsejaba, amaba, protegía y todo esos bellos momentos? Creo nombrarlos todos por que aún eso lo recuerdo como si fuese ayer.

Ask9

En la forma tan fácil que te tomas esto me da pensar que todo fue una mentira que me creí y te repito me duele. Es la última carta, pronto decidiré dejarte al olvido me cuesta por que te quiero locamente. Pero cuando me decida, cuando me veas sonreír, feliz sin ti no te acerques. Que esas mujeres, fiesta te acompañen en tu futuro. Por que en el mío deseo planes grandes, y voy encaminada en el éxito, los enfrentare sola ya que me soltaste la mano. La vida es un equilibrio entre el bien y el mal siempre lo digo y hoy voy buscando mi estabilidad esa en la que tu partida me desestabilizó, prendo el motor de la dignidad y me espera un largo viaje lejos de ti para recuperarme y ser feliz, te doy la gracias porque cuando te supere seré una mujer más fuerte.

Por:Brenda Mazarelli.



     Compartir         Compartir