Y pensar que fui yo quien se autoproclamo oficialmente enamorada, esperanzada de que sintieras lo mismo, ilusionada con un amor que no tendría final.

Comencé a quererte casi desde las primeras miradas, las primeras sonrisas, desde las  primeras palabras. No guarde distancias, ni tome precauciones, me enamore de ti sin oponer resistencia, me enamoré de ti, sin que nada me importara.

ilusion

Sé que fui yo la única culpable de construir castillos en las nubes, esos que se disiparon en los primeros vientos, con las primeras lluvias, sé que fui yo la única culpable por confiar en tus palabras, por mal interpretar tus gestos, por caer rendida ante tu sonrisa y tu tierna mirada.

De pronto me descubrí indefensa, soñándote, extrañándote, pensándote más de lo debido, y aunque al principio fue perfecto, poco a poco comencé a notar que tu no sentías lo mismo, que no me correspondías igual.

 

Fue una lucha constante entre mi corazón y mi conciencia, ella diciéndome que me tenía que alejar, y mis latidos afirmando que había esperanza para nosotros, que tal vez tú también me podrías amar; pero llego el momento en que tuve que aceptar que mis ilusiones no bastaban para que me pudieras querer de verdad, por tu lado solo había cariño, una amistad que no podía sentir más.

Volví a sentir el vacío que te invade cuando el corazón duele, tuve que aceptar que no era para ti la mujer indicada, que no eres tú mi amor soñado, y llore… llore al sentir que el amor se me escapaba, llore para sanar mi angustia, para sanar mi alma.

lloro por ti

Ha pasado el tiempo, y he podido reconocer que ese amor que por ti sentía, fue real, que gracias a ti y a él me sentí tan viva, y pude madurar..

Aprendí a reconocer que soy una mujer que se entrega sin miedo, que está dispuesta a amar, que cuando sea mi tiempo me llegara la persona correcta, el amor real.

 

Y amaré, amaré con fuerza, sin miedo, con intensidad…

Espero que al pasar el tiempo, no añores este amor que hoy dejas escapar, deseo que te enamores, que no tengas miedo y goces de todo lo que la vida nos puede dar.

Te deseo que conozcas el amor, que no te conformes con ilusiones nada más.

 

 



     Compartir         Compartir