Cuantas veces he escuchado eso de que, el hubiera no existe, y me queda claro, pero si tan solo hubiera sabido que esa vez en que te despediste como siempre y me besaste como siempre, sería la última vez que me vería en tus ojos, definitivamente si hubiera sabido que era la última, quizá hubiera tratado de detenerte, tal vez te hubiera abrazado tan fuerte como para fraccionarte el alma y que recapacitaras para que no me dejaras, ahora la que tiene el alma rota, soy yo.

Me llena de ira el recordar como decidiste dejarme, creo que te faltó lealtad, de faltó educación, tacto, te faltaron muchos pantalones, pues no me dijiste tus motivos, las dudas me invadieron, me imagine mil y un historias, quizá llegó otra a tu vida, quizá te diste cuenta que no era lo que necesitabas, tal vez hice algo verdaderamente malo como para no decir nada y dejarme sin más. Ahora sé que lejos de ser la culpable, lo fuimos los dos, pues la indiferencia fue dolorosa y termino con nosotros.

sunsetalone

Lo que no deja de atormentarme, es que esas palabras que en una ocasión me dijiste no dejan de torturarme, me dijiste, que hay personas que no son importantes en la vida, que simplemente las conservas en tu vida, porque aun no obtienes lo que necesitas, decías que una vez que lo tenías, era momento de botarlas así sin más, y eso es lo que hiciste conmigo, me duele el pensar que me usaste, y me tiraste hasta donde te alcanzó la mano. Eso es lo que más duele, de verdad pensé que teníamos algo, en verdad te empeñaste en enamorarme solo para herirme de esa manera.

Ahora ya no quiero ni necesito explicaciones, ya no necesito más, pues solo es palabrería burda, lo que me queda claro, es que gracias a tu partida, estoy convencida de que entregué de más, fui demasiado ingenua y creí ciegamente en un experto de la manipulación.

Cuando te fuiste me enseñaste a valorarme, a darme cuenta que no vales la pena, que no debo de ser tan crédula la próxima vez, que cuando vuelva a enamorarme, este segura que no es alguien falso, mentiroso y oportunista como tú.

Cuando te fuiste me enseñaste que soy mejor que tu.



     Compartir         Compartir