¿Este será el precio de haber dejado ir a quien, sin dudas, aquejaba mi corazón? Me repito una y otra vez esta oración casi de forma religiosa. Deje ir aquello que intoxicaba mi alma, deje ir aquello que una vez supe amar más que a mí misma, deje ir los domingos grises, deje ir los días sin ganas de otra cosa que no seas tú, deje ir las noches pegada a la almohada llorando bajito, para que nadie me escuchara, deje ir tus besos, tus caricias, tus abrazos, deje ir también tus mentiras, tus improperios, deje ir el mágico poder que tenías sobre mí, deje ir las ganas de querer formar un futuro contigo, deje ir, para encontrarme, y me encontré, pero el precio de dejarte ir duele.

Me siento sola por momentos, hablo con amigos, con mi hermana, con mis padres, hablo sola también intento convencerme a mí misma de que esto es algo pasajero (y en realidad lo es), pero el maldito fantasma está ahí torturándome. Tengo ilusiones nuevas, de auto progreso, a no estar tan pendiente de ti pude preocuparme por mí, aún si no me siento lista para volver a querer, el miedo e inseguridad se apoderaron de mí el día que te deje. Y eso es lo que no me permite avanzar, no sirvo para estar sola.

No quiero, no me gusta, fuerzo tanto un nuevo romance que nunca va a ocurrir, estando sola te extraño, quiero llamarte y besarte, decirte que todo va a estar bien, que juntos vamos a poder seguir con esto que nos hace tan bien, ¡NO!, muerdo mi ropa, se me infla tanto la vena de la frente que parece que fuera a explotar, pero no te llamo. En el fondo sé que nada va a cambiar, una semana, o dos tal vez un mes y luego todo vuelve a donde empezó, tu siendo tu y yo queriendo que seas más yo, estando sola soy vulnerable, pero rompiste mis ganas de volver a querer.

Los libros donde los protagonistas encontraban amor en otro personaje y no terminaban como era de esperarse, eran totalmente ridículos u tristes para mi concepto del amor, ¿Por qué?, no se… pero hoy no me parecen finales tristes, me parecen finales más cercanos a la realidad, sé que hice lo correcto y en algún momento encontraré la resignación y la fuerza para salir adelante, sé que una vez superado me daré las gracias por lo que hice, pero hoy siento que no puedo más.

Por: Siliana Ruibal



     Compartir         Compartir