Durante   todos estos  años, pensó tantas veces en el!. Se imaginaba    como hubieran  sido sus  vidas, si él hubiera   cumplido sus promesas. Aquellas  que  nadie le obligo,   ni le pidió hacer. Aquellas que la  hicieron sentir la mujer más feliz del mundo.

Recordaba como  lo  escuchaba, mirándolo  a los ojos,  aquellos ojos verdes que la acompañaron  por siempre,  con la inocencia de quien aún no conoció el dolor  del desengaño, de la mentira, de  la traición.

La distancia y su silencio, fueron tan crueles.  Leía una y otra vez  sus cartas, tratando de buscar una explicación a su  ausencia.

Miraba sus fotografías, ya gastadas por el tiempo y ajadas  por sus lágrimas.  Pero todo pasa, y a pesar que   nunca lo olvido, se resignó, se acostumbró  a vivir sin él, a no extrañarlo  a no esperarlo. Hoy después de 40 años, el destino los junto, y de qué forma!

 Aquí están    frente a frente  compartiendo el mismo hotel, las mismas  cenas  los mismos paseos.

Ella lo mira y apenas lo reconozco, es un extraño. De su cara solo queda   el color de sus ojos, y de el ya no queda nada.

 Es tan diferente a como ella lo   imaginaba.   Le  cuenta que no fue feliz, que no lo es hoy.

tumblr_lgo2zbVfVS1qfpwj9o1_500_large

Y  de nuevo ella lo  escucha  atentamente  mirándolo  a los ojos,  y mientras lo hace,  siente un deseo descontrolado de gritar  y decirle que ella  tampoco  lo fue, que   a pesar del tiempo y la distancia siguió pensando en él.

 Pero al mirar  su rostro  y ver   las huellas de los años en su piel, se dio cuenta que había pasado  demasiado tiempo  y ya nada importaba, era mejor no hablar, no decir nada,  solo recordar  en silencio los tiempos en los que fueron  felices,  disfrutar estos días que  la vida les regalo y hoy como ayer, pasear tomados de la mano, sin hablar solo sintiendo.

AVA CAC



     Compartir         Compartir