Constantemente la gente repite que el amor debe ser una prioridad en la vida de toda persona. Te pintan cómo debe ser una relación maravillosa y te dicen que tener una pareja es cosa muy importante. Todo eso se te queda grabado en la cabeza hasta el punto que te llegas a desesperar por no encontrar a esa persona adecuada con la cual compartir tu vida. Tu desesperación es mayúscula porque todas tus relaciones han sido un fracaso, topándote con personas que no te supieron amar y que te fallaron. Entonces comienzas a creer que hay algo mal en ti, que probablemente eres complicada y una chica difícil de amar.

Ya olvidaste la última vez que alguien te dijo “te amo”, y aún ahora no estás segura de que sus palabras hayan sido sinceras. Lo peor es que el resto de las veces tú te enamoraste, pero tus parejas nunca te dijeron que se habían enamorado de ti, y nuevamente te vuelves a culpar diciendo: “¿cuál es mi problema?, ¿por qué nadie me puede amar?”.

La gente te admira, pero todos piensan que eres una chica complicada, de la que uno no se puede enamorar fácilmente. Los chicos te ven como la mujer difícil y no se animan a conquistarte, porque prefieren lo sencillo y no quieren hacer un esfuerzo por comprenderte.

Tú corazón se ha roto muchas veces y te dices: “debo ser yo la del problema”. Pero te equivocas. No tiene nada de malo ser una mujer complicada; de hecho, las personas te consideran así simplemente porque tú exiges lo que das. Si tú te entregas, le pides a la otra persona que se entregue también, ¿qué tiene eso de malo?

Si pedir un amor que te corresponda es ser una mujer complicada, siéntete orgullosa de serlo, porque eres consciente de que, si das, debes recibir. No te preocupes, ya llegará la persona adecuada para ti, aquella que sepa admirar tu fortaleza y tu esfuerzo por alcanzar tus metas. Ya llegará la persona que se enamore de tu mente complicada, que sepa entenderte y que no te tenga miedo. Ya llegará aquel que te cambie la vida y que deje que le cambies la suya.

Quien te respete, quien te ame y te valore. Alguien que sea justo y que sepa que tú también tienes exigencias, que no estás dispuesta a darlo todo sin esperar nada a cambio. Alguien que quiera llegar a tu corazón aunque no sea sencillo, aunque para ello tenga que luchar día a día. Alguien que quiera volar tan alto como tú vuelas y que te sepa seguir el paso, que nunca se quede atrás y que tampoco sienta envidia de tu potencial ni de tus cualidades.

Sí, eres la chica difícil de amar… difícil, pero no imposible.

El amor tocará a tu puerta, ya lo verás.

Alguien se enamorará de ti.

Tú más que nadie mereces encontrar el verdadero amor.



     Compartir         Compartir