Muchos hombres tienen una visión muy distorsionada del chico bueno. No se dan cuenta de que hay un detalle crucial que está mal con su definición. Los chicos buenos no son agradables porque quieran terminar en tu cama.

Los chicos buenos son amables porque eso es lo que son. Podemos identificar en ellos ciertas características y cualidades que los diferencian de los idiotas.

Así que antes de empezar a compartir lo “amable y bueno” que eres, ¿por qué no echas un vistazo a las cualidades que tienen los chicos que sí son realmente buenos y ves si tú posees alguna de ellas?

Él quiere ser tu amigo… y no se queja si lo pones en la “zona de amigos”

El chico bueno no se va a quejar si no lo tratas como el atractivo macho alfa que quiere ser. Él no va a atacar a nadie si decides quererlo sólo como a un amigo. Si la amistad se transforma en algo más, son cosas que suceden, pero no va a buscarlo ni forzarlo.

tumblr_mf5um9nQlG1s01a4to1_500_large

Él te respeta… pero no por lo que tú puedas hacer por él

Un chico bueno respeta a una mujer, porque la ve como su igual. No la respeta porque ella tiene pechos lindos ni porque le puede proporcionar ciertos servicios. Él la respeta como persona y no por su capacidad de satisfacer sus deseos.

Él no te da cosas… pero tampoco espera nada

Los chicos buenos no están constantemente tratando de comprar el afecto de una mujer, ya que cualquier mujer sabe que ningún hombre ofrece regalos sin esperar algo a cambio. Nada viene gratis en este mundo, no importa lo amable que finjas ser. Un buen tipo, honesto y real no te compra cosas, porque él no espera nada a cambio.

Él no te trata como a una princesa… él te trata como a un igual

Tú sabes que es bueno porque no miente ni vende una imagen falsa. Está de pie junto a ti en un plano de igualdad, y no te coloca sobre un pedestal. Todas las mujeres sabemos que si un hombre nos habla con exceso de halagos, lo que en verdad quiere es meterse en tu cama.

Él hace algo agradable por ti… sin esperar nada a cambio

Sus motivos no son sospechosos. Él no hace sentir culpable a las mujeres para que hagan cosas por él y nunca les hace sentir como si estuviera esperando algo a cambio por su bondad. Él hace cosas buenas por las mujeres, porque hace cosas buenas por todo el mundo.

Es empático… incluso si no puede entender las cosas por completo

Un chico bueno será el primero en admitir que no sabe todo acerca de las mujeres, pero eso no significa que no pueda ser empático con ellas. El hecho de que él no enfrente los mismos desafíos ni problemas, no significa que son menos importantes. Él puede sentir empatía por lo que sienten las mujeres, de la misma manera en que ellas pueden hacerlo con los hombres.

pareja-joven-besandose-preciosa-linda

Él sabe que es más fuerte… pero nunca te amenaza con su fuerza

Aunque él sabe que es más fuerte que tú y muchas veces la sociedad le da ventajas, él nunca va a usar eso en tu contra. Él no utiliza las ventajas de ser un hombre como una manera de degradar a las mujeres. Él se identifica con las luchas de las mujeres y nunca se interpondrá en su camino para sentirse más poderoso.

Él te escucha cuando hablas… y no sólo porque está esperando a que termines

Sus conversaciones no son para llenarte de halagos hasta convencerte de que vayas a su casa. Él realmente quiere hablar contigo y las conversaciones se centran en torno a algo más que sólo la forma en que se mueve tu boca.

Él respeta lo que sale de tu boca…

Él está interesado en lo que tienes que decir. Se preocupa por las cosas que salen de tu boca. Cuando él habla contigo, lo hace porque está realmente interesado y sus palabras, al igual que sus promesas, nunca son vacías.

451314_jovenes_enamorados

Por: Lauren Martin.



     Compartir         Compartir