No trato de flagelarme con tus recuerdos, quizás solo quiero extender un poco más en el tiempo, esto que fue tan nuestro, tan bello, tan hermoso, quizás resulta tan importante para mí, que no soy capaz de despegarme de tus recuerdos, durante el día hago lo que se puede, trato de mantenerme activa, ocupada, haciendo múltiples tareas.

Pero en la noche cuando silencio invade mi habitación, cuando todas los voces se callan, comienza a latir más rápido mi corazón, una lagrima se escapa de mis ojos, fugitiva, en silencio y solo la noto hasta que a rosado mi mejilla, me doy cuenta que está pasando una vez más, soy capaz de percibir tu perfume y el calor de tu abrazo y puedo sentir tu proximidad, puedo escuchar tu voz llamándome, y comienzo de nuevo a recordar, aquellos momentos tan importantes que vivimos, durante este tiempo en que me transporto al pasado, puedo sentirte abrazándome, rodeándome por completo, como me solías abrazar por la espalda, cuando me sentía la mujer más afortunada del mundo, y me hacías sentir la seguridad de estar tras esas dos murallas que tus brazos formaban a mi alrededor.

Debo aceptar que aunque me quejo, disfruto de estos secuestros que mi mente me hace llevándome a redescubrir el amor que te tuve y que aun te tengo, sé que en algún momento tengo que parar con esto, sé que esto incluso puede estar al borde de la demencia, pero es que tú eres el culpable, por haberme vuelto loca de amor, por haberme enseñado un mundo nuevo tan diferente y tan brillante al que yo conocía, pero estoy consciente que esto debe ser meramente temporal, no puedo pasarme la vida anhelando los recuerdos del pasado, por más hermosos que estos sean, pero solo por hoy me permitiré ser arrebatada una vez más de mi sueño para recordar por última vez esta etapa tan especial.

Haz sido el amor de mi vida y ahora eres mi desvelo favorito, definitivamente fue una buena historia está que vivimos juntos, definitivamente cuando este por despedirme del mundo me volveré a acordar de ti, pero hasta entonces te sepultare en lo más profundo de mi mente, para que me permitas dormir, avanzar, enamorarme de nuevo, para no mantener fija la mirada hacia atrás.

 

No cabe duda que tu recuerdo me ha desvelado más que el café.

Autor: Sunky



     Compartir         Compartir