Si  eres del tipo de persona que cuando se enoja con tu pareja no puedes controlar tu boca, te sugerimos que leas con mucha  atención.

Una gran verdad es que no existen relaciones de pareja sin diferencias y discusiones , sin embargo, a pesar de que muchas por no decir la gran mayoría de ellas son dañinas y muy estresantes, son igualmente muy necesarias para reforzar el vínculo y conocer mejor a la otra persona.

Sin embargo, y pese a lo anterior, es primordial que todo el tiempo pienses muy bien lo que vas a decir o expresar, pues existen algunas palabras o comentarios que pueden traer consecuencias muy negativas para ambos y terribles para la relación de pareja; por ese caso, hemos hecho una recopilación sobre esas palabras o comentarios que, cuando estás enojado, son mejor evitarlas, dejarlas  de lado…

¡cuidado! no permitas que las emociones te ganen y dale una solución a todos los problemas; y ten mucho cuidado con lo que dices.

“Tenemos que hablar”
Estas son las típicas palabras  para iniciar una guerra de pareja, pues la otra parte se comienza a  imaginar la peor situación y, por consiguiente, llega a la famosa “platica” con “la espada desenvainada para comenzar la guerra”.

“Por tu culpa”
Cuando estamos discutiendo con nuestra pareja es, en la gran parte de los casos, es por algo que no nos gusta, y por eso, obviamente, todo nos parecerá la culpa del otro; sin embargo, te recomendamos que evites esta frase, ya que puede dañar susceptibilidades.

“No estoy enojada(o)”
¿Y entonces por qué haces esas caras y golpeas cosas? Para nosotros  es peor que no digamos lo que sentimos a que lo hagamos de la manera adecuada; sé honesto(a) y controlar las palabras con las que le dices lo que te molesta es de mucha ayuda.

“Eres un(a) (coloca aquí la grosería que prefieras)”
Indudablemente, una de las peores frases que, si en verdad te interesa la relación, debes de excluir a toda costa; el hecho de decir groserías es igualmente una falta de respeto, ¡no lo olvides!

“Piensa/haz lo que quieras”
Llamada por muchos como “un golpe bajo”, esta frase puede ser interpretada como “no me importa!”; además indirectamente, puedes dar por concluida  la discusión y hasta la relación… ¿Es eso lo que realmente quieres?

“Debemos terminar”
Cuando estamos muy enojados es muy fácil decir  muchas cosas sin pensar bien y lastimar a la pareja; este tipo de cosas que dan pie a un rompimiento crean inseguridad, debilitan mucho la relación y destruyen ese vínculo que, con tanto esfuerzo, han creado.

“Cállate”
De nuevo las faltas de respeto; decir esta “inofensiva” palabra puede aumentar la intensidad de la discusión, además de que es una de las palabras más ofensivas que puedes utilizar.

“Tú siempre/nunca”
Con estas expresiones lo único que lograrás es hacer a un lado todas las cosas buenas que tu pareja se ha esforzado por hacer, es prácticamente menospreciar todos los momentos buenos y el empeño que ha puesto por lograrlos.

“Hiciste lo mismo que la vez pasada”
Pequeños conflictos se pueden volver gigantescos si los recuerdas a cada instante; cuando discuten y lo/a perdonas es sinónimo de “no recordarlo a cada momento” y menos si están enojados.

“Eres justo como tu padre/madre”
Seamos honestos, ¿a quién le hace gracia que a cada rato lo estén comparando con alguien? ¡A nadie! Y menos si lo haces por evocar algún defecto de la persona con la que comparas; si lo haces simplemente lo/a pondrás a la defensiva.

Fuente: De 10



     Compartir         Compartir