Después de tanto tiempo, decidimos convivir ¡Cuánta  emoción, cuánta  alegría! nuevos tiempos en la pareja se aproximan, proyectos, ideas, cambios…. Sentía que la vida sería distinta, los días comenzaban a ser interesantes, otra vez ¡Qué felicidad ¡ Te esperaba ansiosa con ganas de verte, con los mates, las tostadas y lista para dialogar…pero luego, luego el tiempo otra vez destruyendo todo a su paso ¿Qué pasó? ¿Por qué otra vez  esa sensación en mi pecho? ¿Por qué espero algo que no pasa? ¿Por qué esas caras? ¿Por qué ese vacío?  La crisis, dicen algunos,  la rutina, dicen otros… es  lo normal a  todos nos pasa… ¿Será así la vida junto a alguien después de tanto tiempo? Comencé a sentir un desánimo, ya no nos miramos como antes, cada uno en sus cosas, con sus preocupaciones y los encuentros se volvieron una especie de obligación, algo automático, algo más que uno debe hacer…

Retrocedí en el tiempo y recordé que en nuestros comienzos cada uno tenía sus amistades, sus vidas, sus hobbies; esos escapes necesarios que nos hacían tan bien ¿Dónde está todo eso ahora? ¿Dónde están esas personas? ¿Por qué ya no jugas a la pelota? Quizás por las ganas que teníamos de estar juntos fuimos perdiendo todo, muchas veces por una cuestión de celos y posesión participé activamente en bloquear y anular personas de tú vida…cuántos errores cometidos ¿Por qué pensé qué esa era la forma de construir una relación?  Nos convertimos en una obligación, una responsabilidad, algo con lo que hay que cumplir… ¿Qué quedó de esos jóvenes que se besaron una tarde de septiembre bajo la sombra de un árbol? ¿Seguimos siendo nosotros?

tumblr_lw1t5mgtvj1r1ybrao1_500

Comprendí que las relaciones se construyen desde la Libertad, somos compañeros que elegimos compartir nuestros días, no somos propiedad del otro, ni el otro es nuestro dueño. Basta de pensar al otro como un ser indispensable, como mi otra mitad, como alguien que me complementa…basta de depender de él, basta de hacerlo de mi propiedad, basta de negarle la libertad de conocer otras personas, basta de privarlo de vivir y de pretender que me dedique su vida…Basta de relaciones enfermas llenas de sentimientos destructivos. Él es libre, y como tal, decide si compartir o no sus días conmigo…Lo amo, por eso le doy mis alas para que seas un ser de luz, un ser feliz, un ser pleno”.

Por: Penny Lane



     Compartir         Compartir