Incluso en estos días en donde parece que la sinceridad se desmorona, y el amor real es más un cuento que una realidad, y las promesas se rompen fácilmente… tengo la suerte de tenerte, de que un beso tuyo en mi frente, me recuerde que aún tenemos  mil motivos para confiar.

 Así llegaste tú, como un golpe de suerte, para hacerme recuperar la fe, yo que estaba herida, sin encontrar salida, yo que me había rendido, me bastó una sola mirada para quererte,  una sonrisa tuya, para recuperar la mía.

hug

Fuiste poco a poco sanando mis heridas, muy pronto me descubrí sin rencores, sin dolores; me descubrí con mil sueños, con millones de ilusiones.

Y es que tienes esa forma de simplificar el problema más grande, de  encontrar una salida a cada túnel, de ser luz en momentos de oscuridad, a tu lado he encontrado mi camino, mi tranquilidad.

No sé cómo explicarlo, aunque en realidad hay sentimientos que no necesitan explicación, llegaste en el momento perfecto, en el momento correcto, eres tu mi fuego, mi inspiración.

Fuiste tú quien me enseñó a ser fuerte, a dejar de ser tan impaciente, a recuperar la confianza en mí,  encontré en tus abrazos la cura a mi dolor, comprobé que la teoría era cierta, hay abrazos que son vida, que curan heridas, que curan el corazón.

love

Así llegaste tú, como un rayo de sol que ilumina mi vida, como un arcoíris que regala color, me has enseñado a superar el pasado, a perdonar y a perdonarme, a entender que no debo guardar rencor.

Sé que no puedo predecir el futuro, si nos espera mucho tiempo juntos, o  algún día deba decirte adiós, pero pase lo que pase,  necesitas saber que fuiste, eres y serás, la luz de mi oscuridad, mi sonrisa recurrente, mi felicidad.

 

 



     Compartir         Compartir