¨Soy una mujer que se conquista a la antigua. De las que aun aman que les lleven flores, chocolates y porque no, peluches. Esas que aprecian, se emocionan y valoran más una hermosa palabra, un beso tierno y una carta. Soy de las que continúan esperando una exquisita serenata al pie del balcón. Para mí un hombre así, vale más de lo que valen un millón¨. –Stepha Salcas

Lo sé, soy una mujer sumamente difícil e incluso complicada, también sé que difícilmente se me encuentra el lado y que siempre hago desatinar. Quien me conoce bien sabe que conmigo nada es fácil, que soy de las que en cuestiones del amor pone prueba tras prueba y quien las supera es a quien finalmente le abro mi corazón.

Yo no me ando con medias tintas, ni con rodeos, mucho menos con juegos. Soy directa, franca y muy sincera. Sé perfectamente lo que valgo, lo que quiero y merezco. Soy apasionada y arriesgada, toda una aventurera que no fácilmente se deja atrapar, una mujer complicada de conquistar.

En este punto de mi vida no quiero al típico niño que se da aires de grandeza o de galán, que cree que sumar nombres a su lista de conquistas lo hace un hombre verdad, para mí solo es un patán.

google.com-B7JWihQCIAAMOdQ--730x486

Hoy requiero de un hombre en toda la extensión de la palabra, alguien seguro de sus decisiones y que sepa perfectamente el rumbo hacia donde quiere dirigir su vida, alguien que ya no desee andar por ahí perdiendo el tiempo en ¨conquistas¨, que tenga claro que es más hombre el que conquista mil veces a la misma mujer, que el que conquista a mil mujeres.

A mí no me enamoran queriéndome impresionar.

Hoy requiero de un hombre de verdad, que me busque un sí y al otro también. Un hombre que no me pretenda apantallar, pues tan sólo me habrá de desilusionar. A mí no me conquistan dándome regalos caros, ¡los lujos simplemente me los doy yo!

Hoy quiero un hombre que viva y mire como yo la vida. Alguien que no caiga en una aburrida rutina, que viva desenfadado y un poco acelerado, que le guste la aventura y los riesgos, un hombre de los que dicen: ¨por ti me la juego¨. Alguien tan loco como yo que tomados de la mano terminemos en un psiquiátrico (literal). Que sea tan mío y yo tan suya pero libres. Que sepa que el amor no es encadenarse, que el amor se comparte. Alguien que pinte sonrisas en donde un ¨cabrón¨ dejó lágrimas. Alguien dueño de sí que conmigo se comparta. Un hombre detallista que me haga pensar: ¨no hay nada más que tenga que buscar¨. Y es que él, todo lo tendrá.

large (51)

¡Hoy quiero un hombre, ya no más un niño! Un hombre que sepa tomar el mando y decida a dónde vamos. Que me lleve de la mano y que eso no lo apene, inclusive aunque sus amigos pudieran verle. Cualquier lugar, inclusive el más insignificante será especial, simple y sencillamente porque estaré con él. Yo no necesito de restaurantes caros, mucho menos de un lugar de moda o sofisticados, yo quiero alguien que me lleve simple y sencillamente por la calle tomada de su mano, eso para mí tiene más valor.

Y es que si nos ponemos a pensar, en realidad no hay mejor regalo, ni siquiera el más costoso, que se compare con los pequeños detalles que te da el ser amado; su compañía, un beso, un abrazo, las palabras de aliento y sobre todo su tiempo.

A mí me conquistan con ¨simples detalles¨, que para mí en realidad terminan siendo GRANDES detalles. Un mensaje de buenos días, un beso inesperado, que me preste atención cuando le hablo, que se preocupe por cómo va mi día, si es que ya desayuné o que levante mi ánimo al verlo decaído…. Ese es el tipo de hombre que necesito.

Un hombre que me conquiste con su corazón, no con su inversión.

¿Acaso es mucho pedir un hombre de detalles? Que te ofrezca el cielo y las estrellas aunque sepas que esto es imposible pero que lo haga. Alguien que me dé horas inimaginables, que preste atención a todas las cosas que yo hago con amor, todo lo que me apasiona, lo que me hace levantarme cada mañana, alguien que me permita ser yo misma, con mis errores y mis defectos, alguien con quien no tenga que sentir vergüenza o tal vez miedo, que no exija que sea un ser perfecto, alguien que ame más a la mujer que llevo dentro, porque del exterior cualquiera se pudiese enamorar, pero yo necesito a alguien que se enamore de mis temores, de mis fantasmas y mi pasado, alguien que bese mis cicatrices y aun sabiendo todo lo que me ha pasado… permanezca a mi lado.

large (56)

Un hombre que me conquiste haciendo suyos mis logros y mis fracasos, que me aplauda, que me aliente y me impulse. Que siempre tenga sus brazos abiertos para mí. Que me regale sonrisas, caricias y un porvenir… juntos. Un hombre imperfecto pero perfecto para mí, un loco tan loco pero que sea sólo mío. No pido un cuento de hadas, quiero peleas, quiero reconciliaciones, quiero acción y emoción.

Quiero alguien que me otorgue confianza y me permita depositar la mía en él. Alguien que no recorte mis alas. Alguien que desee amar y ser amado, que se entregue como yo por tanto tiempo he deseado… alguien que haga del amor toda una obra de arte.

Y como punto más importante, quiero un hombre que JAMÁS me sienta segura, que me conquiste cada día con una sonrisa, con un ¨todo estará bien¨, con sus abrazos y besos inesperados, con sus caricias y su presencia a mi lado. Alguien que desde el principio entienda y acepte mi independencia, mi manera de ver la libertad, inclusive mi bipolaridad. Alguien que me permita crecer y que entienda que… ¨a mí se me conquista con detalles, porque los regalos o lujos me los hago yo¨.

Requiero de un hombre que tema perderme pero que luche por tenerme. Y que aun teniéndome continúe conquistándome cada día. Que me regale flores, música y poesía. Que sienta celos cuando otro hombre me mira, aunque él sepa que no tengo ojos para nadie más que para él. Alguien que sienta orgullo al tomarme de la mano y que nunca olvide que soy una mujer de detalles, no de regalos caros.

Autor: Stepha Salcas



     Compartir         Compartir