Hoy otra vez con el corazón arrugado, roto, vuelto añicos, leyendo frases y reflexiones del porque el amor duele tanto, de cómo si es posible conseguirlo, como uno debe valorarse; hoy con los sentimientos a flor de piel, teniendo que contener el llanto a cada instante, recordando todo lo que fue y ya no es; dándole vueltas a todo lo que viví con ese hombre  y con los que estuvieron antes que él, pensando como todo era perfecto y bonito por meses y de un momento a otro cambiaban las cosas. Hoy menos que nunca no tenía ganas de levantarme y de estar en medio del bullicio de esta oficina que me parece una tortura igual que todo a mi alrededor desde que volví a estar sola, y sí, ya sé que en realidad no estoy sola, tengo a toda mi familia, los muchos amigos que he conseguido a lo largo de mi corta vida, ellos y ellas que han vivido conmigo mis alegrías, mis tristezas, mis enojos, mis éxitos, mis amores y desamores, han creído en mí, a veces incluso más de lo que yo he creído en mí, han crecido conmigo y me han dado consejos de a montones y me han dicho lo valiosa que soy, lo afortunado que sería cualquier hombre de estar a mi lado, lo hermosa y buena persona que soy y lo sé, sé perfectamente que valgo muchísimo, que a pesar de tener sobrepeso me amo, y de unos años para acá dejó de ser un tema en mi vida.

A decir verdad me siento hermosa, me siento bien con mi cuerpo y mi cara y mi forma de ser; lo que no sé, por más que lo pienso y lo analizo no entiendo la razón por la que no he logrado nunca enamorar a un solo hombre, no sé qué les impide amarme porque nunca nadie ha luchado por mi como lo han hecho por mis amigas o como lo han hecho mis amigos por sus novias, no entiendo porque no se han quedado a mi lado, he pensado que he sido mala persona o demasiado cariñosa o quizá celosa o no he sido lo que han esperado, pero no puedo ser alguien más, y porque al pasar el tiempo quieren alguien diferente a la mujer que les presenté desde un principio, yo soy auténtica, abro mi corazón totalmente y me comporto igual en todos lados, siempre les planteo desde el principio como soy en mi totalidad, he dejado bien claro que por el momento, por lo menos hasta que cumpla unos 35 años, no quiero casarme y mucho menos tener hijos, no por el momento, estoy construyendo mi futuro y mis sueños, quiero viajar y quiero experimentar vivir sola, quiero seguir preparándome y quiero hacer muchas cosas antes de adquirir ese compromiso, pero no por eso, no estoy dispuesta a tener una relación seria, de esas en las que compartes tiempo y sueños, amor, caricias, experiencias y todas esas cosas bonitas de una pareja; no entiendo porque huyen de mí, me siento fracasada en ese aspecto, es la pieza que no he logrado embonar nunca, en todo lo demás estoy a toda madre, solo que aunque no lo necesito, lo quiero en mi vida, lo quiero a mi lado; me lo he planteado bien y quiero un hombre más alto que yo, robusto, moreno, barbón, profesionista, amable, cariñoso, respetuoso, que sepa darme mi lugar, que confíe en mí y yo en él, que compartamos lo que le gusta a cada uno y aprendamos de nuestras pasiones y actividades favoritas, no quiero un hombre que me mantenga ni tampoco uno que pretenda que yo lo haga, quiero alguien que goce ir al cine, caminar en una plaza o un parque, andar en metro o en el coche, comer en un puesto o en un restaurante, que esté dispuesto a probar comida que jamás había probado, que disfrute leer, que un día no quiera salir y prefiera ver pelis durante todo el día, que le encante hacer el amor a la hora que sea y el lugar que sea, que se ocupe de disfrutar y que yo disfrute, alguien que quiera comer helado y chatarras y también hacer ejercicio, quiero un hombre que me trate igual a solas o en compañía, que quiera una relación monógama y duradera, alguien que disfrute a su familia y a la mía, que igual un fin de semana estay que no rompa compromisos, quiero un hombre honesto y soñador en toda la extensión de la palabra, alguien con metas, alguien que no tema llorar en mis brazos o desahogar sus enojos, un hombre que no se sienta menos hombre por tener sentimientos, alguien que ame bailar con música o en silencio, alguien con quien reír hasta terminar en el suelo tirados, alguien que me descifre sus cicatrices pero que no viva aferrado al pasado. Y no es una mera exigencia, es un ofrecimiento, una negociación, una invitación al trueque.

tumblr_ls1s9rccyw1qh3xg2o1_500_large

Todos estos días he pensado que quizá nunca he planteado lo que en verdad busco y me he conformado con tal de no estar sola, con tal de ver un mensaje que al final termina siendo vacío o con tal de recibir una llamada de alguien que me pregunte cómo fue mi día y ni siquiera le importe.

He estado hablando conmigo todo este tiempo y a pesar de esa sensación y esos demonios que me dicen a gritos que me voy a quedar sola para siempre, quiero esperar hasta que llegue ese hombre, no pretendo que todo sea tan perfecto, pero al menos el sabrá, lo que en verdad busco y quiero, sabrá que si no nos llenamos deberemos alejarnos, sabrá que podemos volar.

Lo que ahora hago es seguir escalando, sigo forjando mis sueños y mis metas, estoy muerta de miedo porque es lo que provoca lo desconocido, mi mayor temor es la soledad y el fracaso pero hoy estoy luchando por dejarlos atrás, trabajo duro día a día, me lleno de amor frente al espejo y me repito que todo mal siempre va a pasar, estoy creciendo cada día y nutro mi ser con cosas positivas o al menos es lo que trato cada segundo de mi vida.

Quiero ser siempre valiente, quiero que si leen esto ustedes también se propongan serlo, que no les dé miedo expresar lo que sienten y lo que quieren, en este instante que estoy dudando en compartir mi historia pero igual lo voy a hacer, no pierdo nada, gano poder expresar esto que traigo tan enterrado en mi mente y a punto de reventar en mi corazón.

Por: Luisa Morales



     Compartir         Compartir