Tantas formas que hay para enamorarse y conocer íntimamente a alguien y siempre elegimos las más comunes y la vez las más problemáticas. Todas estas cosas que se nos ocurren con las que pensamos que nos ahorraremos tantos pasos y podremos conocer a esta persona más fácil.

Cuando conocemos a alguien que nos atrae y nos llama la atención, nos interesa conocerlo, platicar o salir con él. Generalmente comenzamos una amistad y poco a poco empezamos a buscar situaciones en las que tengamos la oportunidad de estar en momentos más privados y personales.

Así podemos conocer como es que actúan y se comportan en ese tipo de momentos. Algo que normalmente nos llevaría mucho tiempo, la cuestión es que es cosa de uno, ambas partes buscan este tipo de oportunidades y es así como en poco tiempo se va creando una especie de tendencia, donde nuestras amistades o noviazgos son regidos por este tipo de situaciones y así es como vamos conociendo gente.

Hay muchas formas de conocer a las personas de manera intima y especial, sin necesidad de acostarnos con las personas para evitar confusiones, ¿me explico?; En ocasiones conocemos a alguien que nos parece atractivo y queremos conocerlo pero nos gusta tanto que queremos conocerlo de muchas formas, de las más que se puedan. Y una muy sencillas es acostarse con esa persona y cuando nos damos cuenta de que en realidad no nos gusto, simplemente nos vamos. Lo malo en estas situaciones es que casi siempre una de las dos partes termina confundido porque puede que a la otra persona si le gustaras.

Entonces podemos ver que la idea que nos dice, que las relaciones físicas sin compromisos son más divertidas y sobre todo que existen; es falsa en su mayoría. Pues como humanos sensibles estamos diseñados para tener sentimientos y “producirlos” por así decirlo, dependiendo a la situación en la que nos encontremos.

abrazo

Cuando podemos simplemente, compartir una comida con alguien, podemos saber mucho de una persona cuando comemos con ella, cuando vamos a un parque de diversiones, con una larga noche de películas y conversaciones sinceras. Por supuesto nada más importante como cuando duermes con esa persona, una simple e inocente siesta pueden ayudar.

Se vuelve un momento tan privado y agradable que podría terminar en la evolución de un amor sincero. Despertar y ver a esa persona de una forma que no cualquiera puede, sin importar si es de esas personas que se duermen en cualquier momento, pues compartir un momento así es algo único. Lo mismo pasa con las otras situaciones ya mencionadas.

Modifiquemos la manera en la que nos desarrollamos como humanos, volvámonos simples y profundos. Aprendamos a sacar el mejor provecho de todas las situaciones posibles.



     Compartir         Compartir