Ya sé, ya sé…

sé que posiblemente el título a mi post te resultará un  tanto ridículo, sobre todo si recientemente  has vivido una ruptura amorosa en donde por tu parte aún hay amor, o en donde no ha sido tu decisión ponerle fin a la historia, o la contraparte se ha vencido sin dar explicación

Sé que no es nada fácil borrar los momentos vividos, borrar de tajo los recuerdos, esos que incluso con el tiempo se quedan clavados, que duelen, que regresan cuando creemos que lo hemos superado.

perdonalo

Pero… te lo digo por experiencia propia, hay que aprender a reconocer cuando es necesario dejar ir  para poder crecer.

Te aseguro que lo más prudente es perdonar y perdonarte, aceptar que hubo errores por ambas partes. Dejar de lamentarse y de buscar culpables, será el primer paso para salir adelante.

Cuando te atreves a reconocer los errores, cuando te animas a ver a la otra persona tal cual es, entiendes que somos seres humanos imperfectos, que cometemos errores, pero que somos totalmente capaces de superarlos también.

Cuando observamos el real panorama, comprendemos que hay personalidades que son incompatibles, que hay personas que están destinadas a no ser, que a veces pesan más las diferencias que el amor y no podemos aferrarnos a lo que no es.

Resulta que muchas parejas se conforman con vivir juntas por cobardía, sin renovar motivos para las risas, ni poner un toque de alegría a la rutina. El problema del amor es que se conforma, da por hecho los detalles, y no entiende que el amor se vence, se cansa, se debilita.

gracias

Si tu crees que no hay algo positivo que sacar a una ruptura, déjame decirte lo equivocado que estas.

Sé que en este momento, cuando no encuentras calma, ni paz, será imposible encontrar algo bueno a lo que te causa tanto mal.

Pero, puedo asegurarte que todo pasa por algo, que desilusión, te fortalece, transforma algo en ti, puedes estar seguro que cada caída te hace más consciente, más inteligente y te muestra que estas vivo y  tiene un largo camino que seguir.

Te sugiero llorar  si es necesario, pero no dedicarle noches de más a ese recuerdo, a ese dolor, te recomiendo secar las lágrimas y mirar de frente , agradecer los buenos momentos y dar la vuelta a la página.

Recuerda que como decía Ceratti:

 

Poder decir adiós es crecer.

Así que ama con fuerza, ríe alto y perdona rápido, que el tiempo pasa y ese si que no perdona.

 



     Compartir         Compartir