Avanzar en la vida implica alcanzar las metas y objetivos que nos planteamos cada cierto tiempo, ya sean personales o profesionales. Sin embargo, hay algunos miedos que actúan como obstáculos y nos frenan.

A continuación te dejo algunos consejos para superar los miedos más comunes:

El miedo al cambio

2

Hacer las mismas cosas siempre nos da confianza y nos deja en un estado de confort donde lo conocido es mejor. Por el contrario, cuando hablamos de cambios -o los pensamos- surgen en nosotras las dudas y la incertidumbre.

Pero te tengo noticas: cambiar es parte de crecer y nos pasará en todos los ámbitos, incluido el trabajo, la pareja, el look, la ciudad o la forma como percibimos la vida.

Lo nuevo siempre trae sorpresas; algunas te encantarán, otras no tanto, pero ¿cómo sabrás lo que realmente te apasiona si no te atreves a probar?

El miedo al cambio es normal, déjalo fluir pero no te enfoques en eso al tomar decisiones. Recuerda que nosotras alimentamos nuestros pensamientos haciéndolos más poderosos, por lo que es mejor concentrarnos en las ventajas.

El miedo al que dirán

3

 

Sé que suena bastante trillado, pero todas podríamos hacer una lista de cosas que no nos atrevemos a hacer por el miedo a ser juzgadas.

Pero tú y yo sabemos que las personas a nuestro alrededor siempre van a hablar y a emitir un punto de vista respecto a tu vida: si te casas o si no lo haces, si tienes hijos, si estudias tal o cual cosa, si sales a divertirte o si te la pasas en tu casa…

Darle gusto a todos es imposible.

Lo más sano es tomar tus decisiones sin hacer caso al “qué dirán”. Con esto no quiero decir que no escuches consejos, pero toma en cuenta de quién provienen y por qué te los dan.

El miedo a no ser capaces

4

Muchas mujeres (me incluyo) solemos ser muy duras con nosotras mismas. Nos juzgamos duramente y nuestro sentimiento de culpa cuando algo no sale bien es inmenso.

Aunado a eso, tenemos una sensación constante de que no somos capaces de realizar ciertas cosas, ya sea porque no tenemos los conocimientos suficientes o porque simplemente es algo que nunca pensamos que podríamos hacer.Hay que empezar a confiar en nosotras mismas.

Deja atrás el miedo y las excusas ¿acaso quieres pasar toda una vida preguntándote qué hubiera pasado de haber tomado esa magnífica oportunidad?

Recuerda que nos arrepentimos más de las cosas que no hacemos, que de las que sí hacemos.

3 miedos que traen mala suerte en el amor

Existen tres grandes miedos que, si no los controlamos, pueden volverse en nuestra contra en el plano amoroso, pues influyen en nuestro vínculo con los hombres y en el desarrollo de una posible relación.

Miedo a quedarse sola para siempre

5

 

Cuando nuestras relaciones han fracasado o recién sufrimos una ruptura amorosa es normal sentir ese miedo incontrolable de no encontrar al hombre indicado, de no volvernos a enamorar otra vez, de que no haya nadie “como él”. Y el miedo más grande detrás de estos es el temor a quedarnos solas. ¿Sabías que los hombres pueden percibir cuando las mujeres tienen miedo a estar solas? Lo presienten en cómo incoscientemente te comportas para con ellos.

Por lo general, con este temor en mente, una mujer tiende a querer todo rápido cuando recién conoce a un hombre y eso es lo que lo termina espantando. ¡El miedo a quedarte sola es el que puede estar alejando a ese hombre que tanto esperas! Así que relájate.

Miedo a perder

6

Cuando tenemos miedo de perder a un hombre, nuestro comportamiento lo demuestra: lo llamamos todo el tiempo con cualquier excusa y sin importar si hablamos hace 5 minutos, queremos saber todo lo que hace, deseamos estar a su lado lo máximo posible, nos sentimos más celosas y posesivas. Está claro que todo ello “asusta” a cualquier persona, mucho más si se trata de un hombre con el que recién estás comenzando. El miedo a perder muchas veces ya nos condena a perder. Recuerda esa frase.

Miedo a que se repitan malas experiencias

Luego de una desilusión amorosa juramos que jamás nos vamos a enamorar. ¿Quién no lo ha sentido así? Y cuando finalmente aparece un nuevo hombre que nos interesa parecería que no podemos avanzar debido al pánico de volver a sufrir por amor. En esos casos, lo mejor es esperar un tiempo para no mirar el presente con el miedo que nos dejó el pasado.

¿Te has sentido identificada con alguna de estas situaciones? ¡Es normal sentir estos miedos! De todas formas, y si los piensas bien, ninguno de ellos se justifica en un fundamento lógico: que el pasado haya sido malo, o el presente no sea tal como lo quisieras, no es garantía que el futuro también lo sea.

Y como dice un dicho, hay que probar todas las llaves y no frustrarnos, porque tal vez sea la última la que finalmente abra la puerta 😉



     Compartir         Compartir