Me dices que sólo soy una amiga pero lo dices mientras mis labios rozan los tuyos, me dices que no puedo ser más de lo que espero pero aún así yo sé que por ti yo daría mi vida. Te ofrezco mi razón de ser y el tiempo que pueda invertir en ti, ya lo hago pues hoy te doy mis días sin importar que se vayan por la basura, me culpo sólo a mí aunque de muchas formas también eres responsable pues me dejas jugar a ser tu juguete. No soy nada especial, no hay nada entre nosotros pues hay más personas de por medio, seguramente habrá más amistades como la mía pese a que quieres convencerme de ser la mejor amiga.

No hay manera de combinar azúcar y sal, no se puede vivir mezclando la piel y pidiendo razón, no hay cordura cuando se deja la piel al descubierto. Tus miradas sus dulces que me como y no me importa saber que los demás nos ven, se piensa que sólo somos amigos, que los años que acumulamos son un récord, son indicio de la amistad eterna que el destino nos impuso al conocernos desde niños. 

Se debería dejar la corriente fluya tal y como quiere, que la naturaleza sea, no se puede negar el curso del rio, no se puede decir que sólo somos amigos si los besos se te quedan en el cuello, no puedes decir que soy tu mejor amiga si tus manos se me notan en la piel, si los abrazos no sólo se quedan en la espalda, si los besos al saludar se recorren más allá de las mejillas y me dices que sólo quieres que sea tu amiga. 

Las acciones hablan más que las palabras, las acciones hablan más de lo que tú dices cuando hablas de mí, dejar que los demás crean lo que no es pues esta bien, pero hacerme creer algo a mí y hacer lo contrario, no es agradable, no es justo pues es una mentira que yo misma me debo de hacer creer, no lo quiero y no lo acepto. No se puede combinar la pasión con la paciencia así como no puedes decir que soy tu amiga mientras me besas.



     Compartir         Compartir