¿Te rodea buena gente? ¿Cómo son estas personas? ¿Qué características encuentras admirables en los demás?

Sean las características que sean, obsérvalas y rodéate de personas con esas cualidades.

Estando cerca de ellos, además de sentirte bien, crecerás tú como persona.

El mundo está lleno de personas maravillosas.

Como todo hijo de vecino, tienen sus defectos. No obstante, sus imperfecciones no anulan lo positivo que hay en ellos. En todo caso, ahí estás tú también para servirles de inspiración.

Juntos podemos aprender; podemos alimentar lo mejor que hay en cada uno de nosotros y hay una manera sencilla de hacerlo: Buscar la compañía de esas personas a quienes, por alguna razón, queremos parecernos.

137850640

Observemos a alguna de esta gente:

1) Gente saludable

Las personas que se alimentan bien, que hacen ejercicio regularmente y que, en definitiva, han adoptado unos hábitos de vida saludables, son una fuente de inspiración y aprendizaje.

También lo son las personas que tienen problemas de salud. Y, a pesar de eso, hacen lo posible por cuidarse. Ponen de su parte.

Es una buena idea dejarse influir e impulsar por la actitud de todos ellos, ¿no te parece?

2) Gente agradecida

Es gente que reconoce lo que tiene y lo valora. Valoran lo grande y lo pequeño. Estar a su lado nos invita a apreciarlo nosotros también.

Son personas que miran lo bueno, antes que lo defectuoso o lo que falta. Ellos tienen una de las claves para ser más felices en la vida. Son grandes maestros, ¿o no?

3) Gente generosa

Es la gente que apoya, que construye, que escucha, que da. Cuidan de sus relaciones y aprovechan o crean oportunidades para hacer más agradable la vida de los demás.

4) Gente con sentido del humor

Ah, el sentido del humor… Lo necesitamos tanto…

Qué bien nos hace estar al lado de quien tiene la capacidad de reírse cuando las circunstancias no son las ideales… Alguien que nos ayuda a ver los problemas de otro modo o a distanciarnos para tomar aire… ¡y reír!

Las personas con sentido del humor hacen más ligera la carga que todos tenemos. Además de ser didáctico, es un placer estar cerca de ellos.

image

5) Gente trabajadora

De toda esa gente responsable y cumplidora también hay mucho que aprender.

Y no hablamos de los adictos al trabajo ni de los que están archi-ocupados, sino de los que hacen bien su oficio, con buena disposición e incluso con gusto.

Es un placer, por ejemplo, que un técnico te haga una reparación; que se tome tiempo para explicarte lo que ha hecho y que te dé un consejo apropiado al caso. Qué diferencia con que venga otro, termine el trabajo con mala cara y te pase la factura sin explicarte nada.

6) Gente honesta

La gente honesta no tiene miedo de mostrarse tal y como es. Hacen lo que dicen y dicen lo que hacen.

Bueno, quizás no lo digan absolutamente todo. Faltaría más que fueran contándonos hasta el último detalle de sus vidas. Sin embargo, puedes confiar en que, cuando te dicen algo, es la verdad.

Verdad, que tal vez escueza. Porque la gente honesta (aun teniendo tacto), te habla claro y no se limita a decirte sólo lo que quieres escuchar, por tal de tener la fiesta en paz y ganarse tus favores.

 

En el blog hemos hablado mucho de personas de trato difícil (gente que envidia, que controla, que juzga, etc.). Sin embargo, cerca de nosotros hay personas que exhiben características muy positivas.

Hay personas cuya influencia te puede enseñar más que un millón de libros. Obsérvalas. Mira cómo son y, si a ti te gustaría ser así también, acércate a ellas.

niña soplando diente de leon

Fuente: Superación personal.



     Compartir         Compartir