Hubiera deseado que este día no llegara jamas, decirte Adiós no estaba en mis planes.

Solía conformarme con el tiempo que me dedicabas, con tus migajas de cariño.
Me causaba desesperación que hubieran cambio de planes y no poder verte esa semana
Y poco a poco, cual gota de agua, rebasó el limite de mi paciencia y mi amor propio saber
que estabas tan seguro que me tenias tan incondicional, que comenzaste a hacerte sentir importante.
Llegó un buen día en el que me propuse no ceder, no seguir en lo mismo y renunciar
Me quité la venda de los ojos que yo misma había colocado para no caer en ese verso tan famoso
“No hay peor ciego, que el que no quiere ver” y pues así es, No hay mal que dure mil años ni cuerpo que lo resista.
Quiero algo mas verdadero en mi vida, cerciorarme de lo que quiero y no de lo irrealidad que vivo
Transformar mis anhelos en realidades materializadas. Me canse de las utopías.
Ese sábado 21 de mayo, que decidí ponerle punto final a lo que no podrá ser jamas, me ayudó.
Mi amor propio incrementó su porcentaje de carga y sentí esa sensación de libertad y paz.
Solía estar atrapada en una atmósfera de egoísmo y celos, que me estaba asfixiando.
Esa sensación de experimentar que el alma se te sale del cuerpo y sale a buscar su complemento
Estoy segura que ya lo has vivido y refleja exactamente la forma en como me siento… vacía.
tumblr_lyenl6MK8H1qzeu4ro1_500
Pero por mas que duela, se que sera cuestión de tiempo para que este malestar pase.
No digo que voy a olvidarte, porque esa tarea es imposible. Solo te pensare menos y disfrutare mas
Espero que seas feliz. Lo mejor es decirte adiós y que valores a quien tienes a tu lado en este momento.
Por: Karen Maldonado


     Compartir         Compartir