Qué bendito es el destino por encontrarme contigo, que alegría poder ser yo tu compañera de vida, que suerte es poder tenerte, besarte, mirarte a los ojos y abrazarte fuerte.

Que satisfacción es  coincidir contigo en este mundo raro, entre miles de personas que vemos a diario; ahora entiendo que es muy cierto que el  amor ocurre sin buscarlo,  en el momento justo, en el lugar adecuado.

coincidir

Sé que muchas veces nos aferramos a personas que van de pasó, nos desesperamos, nos precipitamos por las ganas de sentirnos amados; y sin embargo, cuando menos lo esperamos, el destino hace lo suyo y nos hace descubrir que todos tenemos a ese alguien que tiene el don de hacernos sonreír.

Creo con firmeza de eso de que las almas gemelas se complementan, que a veces se demoran en llegar, pero tarde o temprano se encontrarán, confío totalmente en la casualidad e haberte conocido, que eres tú mi compañero, mi amor, tú el que, me inventa un mundo mejor.

Sí, no tengo la menor duda de que eres tú el hombre mi vida, mi sueño de amor, mi fantasía, no tienes idea de lo mucho que le agradezco a dios y a la vida por cruzarte en mi camino, por aquella tarde de invierno en que nos conocimos, agradezco tanto por ser habitantes del  mismo tiempo y espacio, por poder tocar tu mano, besar tus labios.

Y es que hay historia de amor que nunca terminan, tengo la certeza de que esta es un amor así, un amor eterno, estoy segura de que eres mío, de que seré siempre para ti.

contigo

Y pensar que hay tanta  gente  ahí afuera y… nos tocó coincidir

Escrito por:    Señorita Libélula.

 

 



     Compartir         Compartir