No solía ser de la idea de dejarle las cosas al destino, pues decía que cada quien cosechaba lo que sembraba y que lo que cada quien tiene es porque ha luchado por ello, pero es el mismo destino el que se ha encargado de mostrarme la otra cara de la moneda, el lado sencillo y bonito de la vida.

Puedes dar mil vueltas sin salir del mismo lugar por las decisiones que tomas, o puede ser que esas misma decisiones las que te alejen miles de kilómetros de tu verdadero camino pero son esos mismos fallos o aciertos los que te hacen toparte con personas que para bien o para mal siempre dejarán un pedacito de ellas en tu ser, al toparme contigo me has dejado impregnada de ti por y para siempre.

funny

Cuando dos personas están CONSIGNADAS a estar juntas, no hay distancia, decisiones o circunstancias que rompan con ese decreto del DESTINO, eso nos pasó a nosotros y no me canso de agradecer por eso.

En una ocasión nos preguntaron hace cuánto nos conocíamos, ninguno coincidió con la respuesta, pero “desde siempre” fue la que más se acercó a nuestra experiencia de vida juntos.

Primero fuimos amigos y más que amigos, cómplices, en repetidas ocasiones fuimos el paño de lágrimas el uno del otro, nos levantamos ante las duras batallas que nos presentó el amor, el mismo destino nos preparó esas tretas para que pudiéramos darnos cuenta que estar juntos merece la pena.

En algún punto de nuestra amistad, tu felicidad fue tan importante como la mía y viceversa, en algún punto de nuestro camino nos dimos cuenta que estando juntos como pareja, fue haber encontrado un refugio divino ante las duras dolorosas pruebas a las que exponíamos el corazón, en realidad siempre fuimos ese refugio de agua tranquila cuando había turbulencias.

Quizá hace 10 años no era nuestro momento, como lo dije, eran necesarias cada una de las pruebas que nos puso el destino para poder disfrutar esta etapa juntos con tal intensidad como lo hacemos.

kisssunset

A veces me pongo a pensar en todo lo que hemos vivido y por todo lo que hemos pasado, las pruebas que hemos superado, los celos, las peleas, las reconciliaciones, las veces en que nos damos la mano para apoyarnos en las decisiones más disparatadas que ambos tenemos, pero siempre estamos, en las buenas, las malas y las peores, cuando el sol tarda mucho en salir y deja las penumbras mucho tiempo, siempre volteo y estás ahí, firme, sonriendo, siempre pendiente apoyando.

Gracias a ti por creer en mí, gracias a la vida por ponerte en mi camino. Estoy feliz y agradecida por que tus mañanas sean las mías.

Gracias a las duras y a veces indescifrables leyes del destino por permitirme coincidir contigo.

 

Idea original: Citlalli Castañón



     Compartir         Compartir