Amor mío:

Sé que perder a las personas que amamos genera rabia, y es un sentimiento tan natural como respirar, y lo sé, porque la sentí. Pero a pesar de ello, he sido bastante afortunada al enamorarme de ti. Y aunque en algún tiempo te culpé por salir de mi vida, quiero que sepas que sólo fue una culpa engañada por la tristeza, por el dolor de saberte perdido.

Sin embargo, encontré que el elemento más critico de aceptación al cerrar una historia, es la liberación de emociones negativas. Sí, todos somos humanos y por lo tanto, todos tenemos defectos. Y la paz mental sólo llegó a mí cuando me perdoné y te perdone también a ti, cuando comencé a transformar toda esa rabia en amor y comencé a desear sinceramente lo mejor para ti, para esa persona tan especial que amé y he perdido.

Dicen por ahí que sólo el amor te hará libre, y un corazón que perdona siempre va a desear lo mejor para todo el mundo, en especial, para aquellas personas que en algún momento trajeron gran felicidad. Y es lo que yo deseo para ti, pero también me gustaría que de la misma forma, esa tranquilidad te lleve a desear lo mismo para todas esas personas que alguna vez rompieron tu corazón. Sé que no es nada fácil, que se requiere mucho tiempo para sanar las heridas, sin embargo, te aseguro que vale la pena intentar.

En cualquier parte donde estés ahora, y en cualquier parte que la vida te lleve, quiero que sepas que deseo que alcances todo lo que yo siempre supe que tú eras capaz de hacer. Que siempre sigas el camino que conduce a tus sueños. Nunca te rindas. No dejes que nunca nadie te lo impida. Espero que sigas esos rítmicos caminos de tu corazón.

7778

Sé que la vida no te ha sido fácil y has tenido situaciones muy difíciles que superar. Fui testigo de algunas ellas. Vi tu dolor, pero también tu fuerza. Los experimenté a tu lado en algún momento de nuestras vidas. Sé que la vida por naturaleza es increíblemente imprevisible y que incluso, a veces, puede llegar a ser despiadada y desalentadora. Pero también sé, que en algún momento, reunirás toda la fuerza para levantarte. Sé que a veces no será fácil. Y yo estaré en algún deseándote siempre el valor y la fortaleza que necesites para recuperar tu confianza y aprender de la adversidad que te ha tocado vivir.

Toma siempre las oportunidades que se te presentan. Sigue teniendo el coraje de salir de tu zona de confort y crece más como persona. Sé capaz de prosperar en lo incierto y elige el camino menos transitado. Arriésgate siempre y toma las oportunidades de felicidad que te mereces en esta vida.

También sé que el amor a veces se complica, y que la gente romperá tu corazón. Porque yo misma creé líos de alguna manera. Pero nunca le desearía una vida sin amor a nadie, ni a mis peores enemigos, mucho menos a ti. Por lo que espero que comprendas que lo que pasó entre nosotros no significa que el amor siempre falla. El amor nunca falla. Somos las personas las que fallamos debido al tiempo, madurez, personalidades y situaciones que a veces están fuera de control. Nunca te cierres a las enormes posibilidades de que siete millones de personas sobre está tierra tienen un gran corazón que ofrecer.

Me hubiera encantado ser yo quien disfrutara por siempre el tuyo, pero me quedo con los recuerdos de tantos momentos vividos tan felices, sería imposible que los olvidáramos, ¿verdad? yo creo que ni aún intentándolo. Y esto es precisamente lo que quiero para ti en esta vida, experiencias y momentos que te traigan alegría pura, sin restricción. Que tengas noches donde bebas con tus amigos y bailes como idiota. Qué viajes a lugares que te quiten el aliento. Que experimentes esos momentos en donde se puede apreciar las maravillas de este mundo, momentos genuinos, tontos que hacen que valga la pena el paseo.

large (10)

Espero que puedas tener siempre el poder de perdonar. Que me perdones a mí por todas las veces que me equivoqué. Que te perdones a ti mismo por todo lo que lamentas en la vida, porque no pudiste hacerlo de manera diferente. Que perdones a tu familia y a los amigos que de alguna manera te han defraudado. Perdona, porque el perdón libera el corazón.

Encuentra la paz y la tranquilidad dentro de ti, ya sea a través la fe o de lo divino, haciendo las cosas bien con la demás gente y con las situaciones que te hacen daño, o simplemente, encontrándote a ti mismo. En todo caso, está búsqueda en el mundo confuso es un viaje, y sé que encontrarás lo mejor para ti.

Nunca pierdas la importancia de la familia y de los amigos, porque a medida que envejecemos, las relaciones de lazos fuertes se convierten en un desafío. Pero no olvides lo importante que es tener apoyo en este mundo, y sólo ellos pueden ayudar en momentos de miedo y debilidad. Trata de mantenerlos en tu vida y cerca de tu corazón y así nunca te sentirás solo.

Esta es siempre la parte más difícil. Desear que alguien a quien amabas, encuentre a alguien más. Es muy difícil porque las lágrimas rasgan en las esquinas más intimas de mi alma. Pero aun con ese dolor, es lo que deseo para ti. Que encuentres una persona fuerte con un enorme corazón; bastante grande como para amarte en el camino en el cual no estábamos destinados. Una persona honesta, amable, paciente y resistente. Que te amé cada día. Alguien que pueda ser fuerte cuando tú no puedas, y esté contigo en los momentos difíciles. Alguien que te llene de besos y abrazos fuertes perfectamente sincronizados cuando más los necesites. Alguien que te guste la forma en que te mira y que no le importe cuando tu cabello comience a ponerse gris. Porque tú te mereces un amor así.

Y aunque ahora no sea el momento de estar uno en la vida del otro, que sepas que cuando lo necesites, estoy aquí para ti. Cuando sientas ganas de estallar por los problemas y necesites un hombro para llorar. Estaré como una vieja amiga que conoce una parte de ti muy bien. De hecho, no tenemos que hablarnos, o ni siquiera vernos el uno al otro, pero eso no significa que no estaré si me necesitas. Porque aunque los años pasen y la vida cambié, siempre te consideraré un amigo muy especial.

Sé que muy pocos lo comprenderán, porque sólo un amor verdadero aprende a perdonar, a apoyar y a soñar para los demás, incluso, desde lejos, e incluso, si nos han hecho daño. Y yo, amor mío… Yo te amé de verdad!

 

Autor: Karla Galleta



     Compartir         Compartir