Carta a una madre sobreprotectora, una madre exigente, a una madre de cuidado, a una madre real.

Lo lamento pero no soy lo que deseaste.

O tal vez en un momento quisiste.

No soy la réplica de ti o de papá.

Soy para nuestra mala suerte, yo misma.

Durante gran parte de mi vida he sido o intentando ser lo que TÚ has deseado.

Realmente lo intentando, pero esa versión de MÍ personalmente no me gusta o agrada en lo absoluto.

Odio tener un plan.

Odio ser organizada.

Odio saber que seré la primera chica a la cual recogerán en una fiesta.

Odio saber que en el futuro no les podré contar a mis hijos o nietos las locuras que hice en la escuela.

Odio saber que tendré que contar las experiencias de alguien más.

Odio el hecho de tener que estudiar algo “práctico” para lograr ser “alguien” en la vida.

Pero no todo es malo, ¿o sí?

Gracias a ti se diferenciar el mal del bien.

Tengo valores.

Y por supuesto, principios que he seguido por toda mi vida.

Pero para nuestra mala suerte, la hija que tienes no es perfecta en lo absoluto.

Y eso quiere decir que quiero cometer mis propios errores.

Por favor permíteme cometer mis propios errores.

Es lo justo, tú viviste como quisiste.

Y yo ahora debo de vivir mi vida como YO quiero.

tumblr_mbdl0c8DpV1rioxcso1_500

Te di buenos recuerdos los cuales podrás contar a tus amigas y compañeros de trabajo.

Pero, debo de informarte que, “mis años dorados” acabaron hace mucho tiempo.

Y que a partir de ahora, no me esconderé para no herir tus sentimientos.

Me llamaste, “monstruo” una vez.

Curioso concepto, ¿no lo crees?

Yo siempre creí que todos los humanos éramos monstruos, supongo que ya es hora de permitirme ser uno.

De: Just Ray



     Compartir         Compartir