oven, creativa e introvertida mujer. Con el súper poder de convertir sus sentimientos y pensamientos en pinturas, dibujos o literatura.

Sueño despierta con la persona que será, en algún momento, mi gran amor.

Hoy todavía no nos conocemos. Quizás no sepas nada de mí ni yo de ti. Podemos ser extraños en este momento, o aún no imaginamos que al final seremos tú y yo, frente a frente. No sabré que decir cuando te tenga delante de mí. Mejor cuéntame ¿cómo te trató la vida?

Habrás pasado por muchas cosas ya. Te habrás enamorado algunas veces, quiero que me lo cuentes. Si te han roto el corazón, al igual que a mí, si te habrán visto ebrio cantando canciones de amor y habrás estado con la persona equivocada. Me gustaría que me pusieras al tanto de lo que me perdí.

Sé que estarás nervioso y dudarás si es hora de empezar una nueva historia, sé que te costó mucho llegar hasta aquí y créeme que lo valdrá. Te encontré hoy, no se cuanto tiempo estemos juntos pero te puedo prometer día tras día de risas, días llenos de nuevas aventuras, será todo lo que nos merecemos por la espera.

2

Tienes que saber muchas cosas de mí, quizás no soy la mejor expresándome pero créeme que cuando amo y quiero a una persona mis acciones hablarán por mí, tendremos que ir subiendo poco a poco cada escalón, tendrás mi mano cuando la necesites, no te dejaré caer, todos los obstáculos los tendremos que vencer. Te contaré mil cosas, habrá historias tristes que me han hecho lo que soy, será imposible no darte mi amistad, pues no sólo seremos una parte de nosotros, seremos todas; compañeros, amigos y hasta confidentes.

Soy introvertida, así que me costará trabajo demostrar lo mucho que llamas mi atención al principio, estaba reservando mi corazón para cuando tú llegaras. Te has perdido muchas cosas, las personas comenzaban a creer que me quedaría sola. Mientras te esperaba, conocí lugares y personas que jamás creí conocer, lloré, reí, crecí, aprendí a aceptarme y amarme para poder amarte a ti. No soy perfecta, estoy llena de defectos, pero te daré mi mejor versión, y así como yo no lo soy, sabré que tú no lo eres.

Dame los buenos días o buenas noches, hazme reír, ven a complicarme la vida y házmela sencilla, no quiero monotonía; podremos desvelarnos, llenarnos de abrazos, cubrirnos de besos, hacernos cada noche y entregarnos por completo. Sé que parecerá difícil y que los dos estaremos llenos de dudas, pero no temas a intentarlo, déjame entrar, quiero profundizar y conocer lo que nunca pudiste mostrar. Cuando estemos juntos no te dejaré en la primera pelea, ni me verás marchar cuando las cosas anden mal, me tendrás en tus mejores y peores momentos, pues soy fiel creyente de que las cosas no se tiran, se arreglan.

Puede que al principio creas que no tienes relevancia en mi vida, pero créeme que el miedo que más me da es el de volverme a entregar y salir lastimada, puse mil barreras para no permitir entrar a cualquiera, estoy dejando que derribes mis muros para hacer mis adentros tuyos.

Si me encuentras, sálvame de eso. No quiero más lagrimas al dormir, pero llega cuando tengas que hacerlo. Yo sé que parece que ya me rendí, pero decidí esperarte sin importar lo que me cueste. Sé lo difícil que será encontrarte, así que no te preocupes, cuando te tenga no voy a querer estar con alguien más, voy a valorarte hasta donde termine nuestra eternidad. Cuídate, serán más días en los cuales no te podré tener, quizás no somos presente pero en un futuro nos vamos suceder, no te llegues a desesperar, te espero en donde quiera que la vida nos llegue a juntar.

 

Artículo por Samanta Martínez Hernández 



     Compartir         Compartir