Todos tenemos tal vez a esa amiga que está a nuestro lado todo el tiempo, con la que confiamos y con la que pasamos los mejores momentos de nuestras vidas, peor… lamentablemente caras vemos, corazones no sabemos.

A veces confiamos demasiado en las personas. Confiamos en ellas antes de saber quienes son verdaderamente. Todos hemos pasado por buenos amigos, pero también sabemos y hemos conocido a esa persona que nos mostró una cara pero al final solo era una máscara. Cuando la máscara queda en el suelo puede causar en nosotros una gran decepción. No podemos decir tampoco que no debemos confiar más en las personas porque aun existen esas personas autenticas, esas personas que están en contra de la hipocresía y que son rectas y sinceras.

Las personas que nos muestran una cara dulce en ocaciones tienen un corazón lleno de basura y solo buscan lastimarnos, pero además se deleitan en nuestras maldiciones. Existen también en ese tipo de personas que a simple vista no son muy buenas personas para nosotros, pero que al final, en momentos difíciles son ellas las que muestran un corazón puro lleno de bendición y paz para nosotros.

Es la vida y el tiempo quien nos permite ver quienes son en verdad esas personas. Son las situaciones difíciles quienes arrancan la máscara de esa persona dejando al descubierto su corazón y su esencia. Es la necesidad quien nos permite ver quienes son las personas que estarán para nosotros en cualquier momento a pesar del rostro que llevan al caminar. Son todas estás cosas quienes nos permiten hacer un filtro entre las personas que nos rodean ayudándonos a quitar a esas personas que no sirven para nada dentro de nuestra vida, que nunca sabrán mostrarse como verdaderos amigos y que estarán a nuestro lado en las buenas y en las malas, sin importar la situación ellas estarán ahí porque son esas personas las que merecen una parte de nuestro corazón, quienes merecen pasar momentos especiales con nosotros y recordarlos por siempre. Son esas personas las que llenan nuestra vida de bendiciones y jamás nos fallarán porque cuidan de la amistad como un verdadero tesoro y piensas que la sinceridad es una forma de vida.

No dejes que haya personas a tu lado que envenenen tu vida sino que debes mantener tus ojos bien abiertos dejando que la vida pruebe a cada una de las personas que están a tu lado y que tú comiences a sacar de tu vida a todas esas personas que solo te dañarán y no aportaran nada bueno en tu vida, y dejar a esas personas que te harán crecer como persona, que te llenarán de cosas buenas para tú vida y que estarán siempre a tu lado para apoyarte en esos momentos difíciles e inesperados. No dejes de mantener los ojos bien abiertos y no permitas que nadie oscurezca tu vida porque tú eres dueña de ella y eres tú quien permite quien estar en ella y quien no lo merece.



     Compartir         Compartir