Quisiera tener un número exacto de la cantidad de veces que he escuchado esa misma promesa de tus labios, quisiera, pero es que después de las cien perdí la cuenta, cada vez volvías con una promesa mejor, cada vez te comprometías más y más, pero solo con tus palabras, y cuando sentías que ya era demasiado llegaban aquellos detalles que sabias bien que tanto me gustaban, lo más triste es que lo sabías no porque lo descubrieras si no porque alguna vez yo te lo confesé, yo misma te enseñe las cadenas perfectas para mantenerme presa de ti.

Palabras bonitas, y algunos detalles fue todo lo que recibí de ti, porque más allá de eso nunca me diste nada tangible que me demostrara tu amor, solamente jugabas conmigo y cuando me quería ir me volvías a convencer, no sé que tan tonta debí ser para caer en la misma trampa una y otra vez, sin embargo, por mucho amor que yo te tuviera ya era demasiado evidente que solamente era un juguete para ti.

Mirando retrospectivamente puedo decir con sinceridad que me arrepiento de haberte dedicado tanto tiempo de mi vida, porque en verdad fui tan tonta contigo que si la piedra no se volvía a poner en mi camino, yo la buscaba para tropezar de nuevo con ella, porque parece mentira que a pesar de todo, fui yo la que te llego a buscar en más de alguna ocasión, me duele aceptar lo idiota que fui y puedo darte el crédito de tener una manera excelente de hablar y convencer, pero yo también tuve mucha culpa, porque en momentos era yo la que me engañaba pensando que algo podíamos llegar a ser.

Hoy por fin he podido superar ese círculo vicioso en el que me encontraba contigo, ese bucle infinito en el que la historia se repetía una y otra vez, y siempre terminaban las cosas igual, pero gracias a Dios y al destino pude librarme de ti y en tu lugar ahora esta alguien que en vez de hacerme perder el tiempo, me hace perder la noción del tiempo, ya que el me demuestra con sus actos más de lo que me dice con sus palabras, es por eso que cuando estoy con él el tiempo se pasa volando y desearía que el día tuviera más horas, solo para seguirnos amando un poquito más.

Autor; Sunky



     Compartir         Compartir