Hace mucho que te fuiste de mi vida. Desde que terminamos, eliminamos todo contacto entre nosotros: ya no hablamos, ni nos mensajeamos, te borré de mis redes sociales y básicamente no he escuchado tu voz ni visto tu cara todo este tiempo. Poco a poco, mi memoria se ha ido encargando de anular tu recuerdo y cada vez te veo más lejano, más borroso, menos nítido. Me parece sorprendente cómo es que antes estabas presente en mi pensamiento a cada momento, tanto que olvidarte parecía una tarea imposible. Cuando decidiste irte, me dolió bastante y pensaba que nunca lo iba a superar, pero mira, heme aquí, con tu recuerdo cada vez más débil y doliéndome menos conforme transcurre el tiempo.

Desde luego, es un poco irónico que hable de cómo te estoy olvidando y a la vez esté escribiendo esto dirigido hacia ti. Sí, es verdad, ya no me dueles como antes, pero justo en este instante me viniste a la memoria y me dio por extrañarte. No sé, pero hoy me levanté pensando en ti y echando de menos las cosas que hacíamos juntos y todo lo que compartíamos.

Había pasado mucho tiempo desde que pensé en ti como ahora lo estoy haciendo. De pronto, tu imagen me aparece más clara y te veo en mi mente como si apenas nos hubiéramos despedido ayer: pensé que ya había olvidado esa sonrisa encantadora, esas arrugas que se te hacían a un lado de tus ojos, la aspereza de la piel de tus brazos y tus labios varoniles que me hacían morir por besarlos. Y entonces me veo atrapada en el mundo del hubiera. ¿Qué hubiera pasado si no te hubieras ido, si todo entre nosotros hubiera sido diferente, si no hubieras dicho adiós y te hubieras quedado aquí, a seguir compartiendo tu vida conmigo?

Admito que pensar en ti no es muy agradable, porque luego me doy cuenta de que no estás conmigo y me invade un sentimiento de nostalgia. Sí, a veces estoy tranquilo, pero debo reconocer que tu recuerdo aún me atormenta y así seguirá siendo, porque, quiéralo o no, formaste parte de mi vida y me marcaste, y por más que trate de olvidarte por completo, siempre habrá en mi corazón un pequeño e incómodo rincón para ti.



     Compartir         Compartir