Me molesta el hecho que no pueda confiar en ti, el hecho de que con una vez que me fallaste basto para perder completamente esa confianza que desde un principio tuve en ti. Ahora solo sé que no puedo seguir confiando en ti y que la confianza que se perdió ya no pudo recuperarla jamás. Es por eso que lo mejor es que cada quien siga ahora su camino para encontrar de verdad a esa persona a la que no podremos fallarle por el gran amor que tengamos por ella y que podamos confiar en ella ciegamente sabiendo que jamás se atrevería a fallarnos.

Cuando decidí pasar mi vida a tu lado fue porque sabía que no podrías fallarme, porque confiaba ciegamente en ti y eso me gustaba. Me gustaba que mi mente no divagará y pensará en lo que hacías o no cuando no estabas a mi lado. Me gustaba que en las noches podía dormir tranquila porque sabía que me respetarías donde quiera que estuvieras, porque sabía que en tu mente y en tu corazón solo estaba yo. Pero ahora solo puedo pensar en que en cualquier momento me faltaras el respeto hasta con tu propia mente, ahora no puedo dejar de pensar en aquella vez que te atreviste a fallarme y no te importo no respetarme. No puedo imaginar estar con una persona que se atrevió a engañarme sabiendo que si lo hizo una vez lo puede hacer mil veces más. No puedo dejar de pensar que ya no eres el mismo y que ya no puedo verte con los mismos ojos porque las imágenes no pueden dejar mi cabeza, porque los pensamientos y las palabras siguen enterradas ahí y a pesar de las disculpas y de las miles de veces que me dijiste que cambiarías no puedo dejar las cosas atrás. No puedo dejar de pensar que en cualquier momento volverás a fallarme.

1

Esta relación después de haber perdido el lazo de la confianza a perdido totalmente el sentido. Hemos perdido algo que hacía bella esta relación, algo que la hacía fuerte y estable. No quiero seguir a tu lado; no quiero seguir sintiendo amor por ti porque ahora siento que todo ese amor se desperdicia en una persona que no vale la pena para mí, en una persona en la cual ya no confío y me gusta poder mirarlo a los ojos y decirle palabras bonitas, de la persona a la que me cuesta besar y acariciar como antes.

No importa cuantas disculpas haya, no importa cuantas veces me abraces, me consueles y me digas que no volverá a suceder porque lo que importa es lo que hay dentro de mi corazón, lo que sienta por ti y todo lo que haya dentro de mi mente. No me importa seguir a tu lado porque siento que ya no vale la pena seguir perdiendo mi tiempo haciendo como si no hubiera pasado nada; simplemente no nací para colocar una máscara en mirara para pretender otra cosa, pretender de la misma manera como lo hiciste tú que pretendiste que yo era la única, que pretendiste el no estar engañándome y diciendo palabras dulces a otra mientras a mí me hacías creer que yo era la única.

Me siento avergonzada cada vez que pienso en las veces en las que pensé que yo era la única en tu vida y que cada una de las palabras que me decías jurándome amor y fidelidad no eran ciertas, y que con cada una de ellas tú te burlabas y yo no me daba cuenta. Ya no quiero verte más a mi lado; ya no quiero sentirte cerca.



     Compartir         Compartir