Al dormir todos los deseos del corazón saben colocarse dentro de tu mente. Tu corazón comienza a expulsar todos tus deseos, todo lo que anhela y tu cerebro comienza a generar imágenes que te llenan el vacío que al despertar vuelve a sentirse en soledad.

Ayer soñé contigo. Soñé que me amabas que anhelabas estar a mi lado como yo anhelo estar contigo. Ya no sé que debo hacer para que aprendas a valorar todo lo que siento por ti, para que aprendas a valorar mi amor y comiences a amarme de la misma manera. Te juro, te juro que no quiero obligar a tu corazón a amarme y a entregarse a mí por completo y sin pensarlo, pero es que es inevitable intentarlo, trabajar en ello y comenzar a convencerte para que me ames y quieras estar a mi lado a pesar de lo que sientes en estos momentos por ella.

Me duele cada vez que comienzo a pensar en todas las veces que me has dicho que no has podido amarme, que no crees que esto pueda funcionar porque en tu corazón existe otra persona, porque sabes que tu corazón no siente lo mismo y no quieres obligarlo a sentirlo. Me duele cada vez que despierto y me doy cuenta que todo fue un sueño, un dulce y delicado sueño que solo existen en mi mente e imaginación. Me duele cada vez que me doy cuenta que aún no estas a mi lado y que aún no sientes la misma necesidad que siento yo de ti. Me duele cada vez que e doy cuenta que el tiempo pasa y no he logrado que te enamores de mí, cada vez que me doy cuenta que las oportunidades se me van entre las manos, que el tiempo comienza a consumirme y a agotarme. Sé que quizá llegue el día en que deje de intentarlo y debo confesarte que me aterra. Me aterra comenzar a pesar que un día me cansaré y dejará de importarme, que dejaré de sentir nervios cada vez que estas cerca de mí. Tengo mucho miedo de perder este sentimiento y ya no luchar por ti, que pueda verte sin sentir nada, que pueda seguir por mi camino mientras tu compartes el tuyo con alguien más y yo no sienta nada. Miedo de perderte en mis sueños, no encontrarte y saber que un día vagaste por mi mente mientras yo iba detrás de ti. Tengo miedo de desviarme y no ir de nuevo tras de ti y perderte entre las sombras de lo que un día fue amor.

Quisiera saber que es lo que piensas y que es lo que sientes por mí. Quiero saber si existo en tus sueños, no importa que papel tome en ellos, pero sé que si en algún momento llego a estarlo es porque tomé un pedazo de tus pensamiento, de tu memoria y tu corazón. No importa el tiempo que tenga que pasar pero quiero conquistarte porque quiero estar a tu lado, porque no me quiero enamorar de nadie más, porque no quiero sentir todo lo que siento por ti y se lo entregue a alguien que no seas tú. Y, quizá no es importante para ti todas estas palabras que acabo de dedicarte, pero lo he intentado. Seguiré intentado meterme en tu corazón y reflejarme en tus ojos cada vez que tenga la oportunidad.



     Compartir         Compartir