Los recuerdos no permiten que este amor muera, que se seque y me deje por fin vivir y seguir mi propio camino en paz. Hay momentos en los que siento que ya te olvidé, hay momentos en los que pienso que acabo de ganar la batalla que llevo luchando desde el día en que te fuiste, pero después, con cualquier cosa que me recuerde a ti vuelvo a caer, vuelvo a despertar de un solo golpe y recordar lo mucho que te sigo amando y lo mucho que te extraño.

En la soledad es cuando más estas tú ahí en mi cabeza. Es en la soledad cuando los recuerdos comienzan a bombardear mi mente y comienzan a despertar esa parte de mi corazón que solo por momentos logro adormecer. Sigo pensando, sigo tratando de entender porque has sido la persona que ha logrado desviar mi camino, la única persona que ha logrado llevarme más alto que las nubes y al mismo tiempo me azotarme en el suelo. Eres lo que más deseo en este mundo, la persona con a que quiero compartir mi vida. Eres la única persona con la que me veo, con la única persona que me hace sentir completa.

Quisiera pensar que tú sientes lo mismo. Quiero pensar que en estos momentos también yo he caído en tus pensamientos, en tus sueños y que tus recuerdos también te traigan a mí y te hagan pensar en ese amor que tal vez sentiste, en esos momentos que no podremos olvidar jamás porque han marcado la vida de ambos, porque sabemos que no encontraremos a otras personas que logren en nosotros lo que hemos logrado, que no encontraremos a otras personas que puedan tomar nuestro lugar. Quiero pensar que todavía existe una parte de mí en tu corazón y que cada vez que me recuerdas vuelves a sentir esa sensación que solo el amor verdadero puede producir. No sé que pueda suceder entre nosotros, no sé en que lugar terminaremos y si seremos felices juntos o lleguemos a encontrar a esa persona que pueda llenarnos y completar el mundo que hemos soñado.

Te recuerdo. Recuerdo perfectamente cada uno de tus gestos, tu manera de caminar, tu manera de hablar, tus señas, tus rasgos, tu voz y recuerdo bien cada parte de tu cuerpo, ese cuerpo que me ha quitado el sueño por años y que aún quiero sentir tan mío. Me he soñado mil veces a tu lado, me he entregado a ti cientos de veces en medio de ilusiones y recuerdos. En estos momentos solo quiero estar a tu lado y volver a sentirte tan cerca de mí, sentir tu piel y tus manos recorrer mi cuerpo. No puedo dejarte ir aún, no puedo dejar de pensar ni un solo momento en ti y en todo lo que éramos, en todo lo que entregamos por este amor que sé que existió, que sé que tal vez alguna parte de él aún siga dentro de nuestros corazones y que algún día volverá a despertar ese sentimiento que fue tan fuerte, tan real.



     Compartir         Compartir