He intentado recordar cual fue el motivo por el que te alejaste, por el que decidiste dejarme. He intentado recordar que fue lo que hice mal, que fue lo que estabas buscando y no encontraste en mí. Estoy tratando de retomar cada escena, cada momento que haya quedado grabado en mi cabeza; me encuentro estudiándolos tratando de averiguar la razón, el motivo, que fue lo que te inspiro para arrebatarme todo lo que ya habíamos construido justos; estoy tratando de recordar que fue lo que hizo que cambiaras de parecer, que fue lo que hizo que pensaras en alejarte de mí a pesar de todas las veces que me dijiste que me querías y que jamás te irías de mi lado porque no sabrías como vivir lejos de mí, parece que se te olvido el por qué lo decías.

Tengo miedo de descubrir que fue lo que te alejo, tengo miedo de descubrir que fui yo la culpable de este dolor que me causa tu ausencia, tengo miedo de saber y darme cuenta que jamás volverás a mi lado.

Todo llego por sorpresa, no esperaba esta reacción por parte tuya porque pensé que estábamos bien, todo parecía estar bien. ¿Por qué? por qué te fuiste de la nada, tan repentinamente tus pensamientos cambiaron, tu mirada ya no era la misma, ya no sonreías de la misma manera, ya no quisiste pasar tiempo conmigo, vivir experiencias junto a mi, te volviste frío y cada vez un poco más distante. ¿Fue costumbre? Fue la costumbre lo que te hizo huir, fue el cansancio de estar a mi lado, comenzaste a aburriste de esta relación que mejor decidiste irte porque ya no encontrabas algo bueno entre nosotros. Pienso miles de razones por las u=que pudiste irte pero ninguna me parecer la razón; todo es muy confuso en estos momentos, se vuelve borroso y no alcanzo a percibir muchas cosas, hay muchas cosas que aún se me escapan de las manos.

Soñé un mundo entero a tu lado, mi futuro estaba a tu lado y no sé porque nos paso esto. Todos mis sueños e ilusiones escaparon después de que te fuiste. No puedo dormir pensando en ti, soportando el gran dolor que me causa que ya no estas aquí; el pensarte y saber que ya no estas hace más grande el hueco que has dejado en mi corazón.

Te odio por llevarte mis esperanzas y por dejarme un dolor, un ardor en el pecho que me quema y me destruye por dentro. Te odio porque por mucho tiempo me construiste un castillo de arena que al final tu mismo destruiste con una patada, lo destruiste de la nada, lo destruiste a pesar de que sabías que me lastimarías, lo destruiste y no te importo. No te importo todo lo el tiempo que estuvimos juntos, no te importo mentir todo ese tiempo, no te importo lo que yo sentía, lo que yo esperaba y sentía. No me permitiste hacer lago para enamorarte de nuevo, no dejaste que yo opinará, no te importo nunca lo que yo pensaba.



     Compartir         Compartir