Atrévete a soñar y proponerte miles de metas en la vida. No pienses en si lo lograrás o no, lo importante es que luches por ello. No dejes de cumplir tus sueños y llegar al lugar donde quieras llegar porque nadie caminará por ti, nadie hará las cosas por ti, solo debes confiar en ti mismo porque eres el único que estará ahí, porque es tu sueño.

El cumplir un sueño nunca es fácil, se requiere de agallas y constancia. No importa si no tienes todo para cumplirlo porque en el camino puedes tomar lo necesario para llegar al final y obtener tu sueño, lo que importa es que comiences a caminar y que durante tu camino pases cada uno de los obstáculos que estarán ahí para impedir que llegues a tu destino, pero no abandones, no dejes de caminar. Aprovecha cada minuto de tu vida para explorar y encontrarte a ti mismo, hacer las cosas por ti y para ti. Suena egoísta, pero si no haces las cosas por ti, para tu bien, nadie más las hará.

No dejes que nadie se interponga entre tú y tus sueños porque eres tú quien trabaja por ellos, nadie más, porque eres tú quien saldrá beneficiado cuando puedas obtener el trofeo de tus metas, nadie más. No permitas que nadie se interponga, no importa lo que digan, no importa nada, debes arriesgarte. Arriésgate, apuesta y no importa si no ganas porque lo que es seguro es que durante el proceso sea poco o no, llegues o no al final siempre te servirá, siempre podrás quedarte con algo. Toma tus anhelos y no los dejes ir solo es cuestión de comenzar y luchar por seguir hasta el final sin importar que meta quieras alcanzar porque si pones empeño la tendrás.

Aléjate de todo aquello que pueda contaminarte y enfermarte. Aléjate de personas que solo retrasen tus objetivos y acércate a las personas que siempre estén ahí para ayudarte y apoyarte en lo que sea necesario, con esas personas que puedan aportar algo bueno en tu vida y que jamás sean un tropiezo. Toma tu propio camino y jamás dependas de alguien más.

Sé mejor cada día, aprende de las experiencias sean buenas o malas porque recuerda  cada logro y cada fracaso aportan puntos a tu experiencia y mientras más alta sea tu puntuación menos errores cometerás durante el camino. Es por eso que jamás debes desanimarte al primer tropiezo, al contrario demuestra que puedes lograrlo y demuestra tus fuerzas en ello. No seas tu propio enemigo, al contrario, cada vez que creas que es imposible llegar al final sé tu propio consejero, tú te conoces más que a nadie, sabes hasta donde puedes dar.

Recuerda que en tu caminar siempre tendrás el derecho a retroceder si cometiste un error porque es tu vida, es tu camino y es tu sueño. Puedes retroceder, pero siempre tratando de nunca dejar el camino, y si por algo lo dejas, también debes recordar que estas en tu derecho de volver a comenzar.



     Compartir         Compartir