Así reacciona una mujer de verdad cuando nos lleva la chingada!

Que si nosotras hacemos mil cosas a la vez, que si somos mamás, estudiantes, esposas, y unas reverendas hijas de…mamá… todo al mismo tiempo. Pues sí, sí podemos… y lo mejor pasa, cuando por cualquiera que sea la situación, algo se nos sale de control y literal, nos sentimos arriba del carrito que nos lleva directito a la CHINGADA.

Cuando pasa eso, es justo el momento en que habilidades completamente extraordinarias, a veces parecidas a que son fuera de este mundo, nos invaden y ciertas acciones características solo de nosotras se manifiestan al resto del mundo.

Nosotras, simplemente no tenemos permitido, -por estereotipo social y por nuestros… propios argumentos-, presentarnos al mundo como derrotadas, destrozadas, pisoteadas, ni siquiera con la cabeza baja, entonces, ciertas mañitas, al parecer implantadas a nosotros como chip al nacer, salen a relucir y muestran una cara distinta a la que trata de reflejar el corazón, cuando nos sentimos vulnerables, débiles o en…ojadas, me explico…

En pleno siglo XXI, la igualdad de géneros es algo, muy mencionado, no es que la congregación de féminas se reúna a quemar el sostén en forma de protesta ante la opresión por el macho-alfa-lomo-plateado, sino que queremos demostrar que nuestra capacidad de realizar las cosas es igual o a veces superior al de ellos, ellos no soportarían un dolor de parto por ejemplo.

Pero somos seres humanos de carne, huesos y sentimientos, y hay veces que sentimos que el mundo se cae sobre nuestros hombros, y que la vida nos escupe con ganas, pero en lugar de sentarnos a llorar, aunque pasa, y a veces es inevitable, solemos hacerlo en donde nadie nos vea, no por cobardía si no porque como ya dije, por nuestros… propios motivos somos las fuertes de la casa, las que acomodan el hogar, y ahora la oficina, la vida del jefe, del marido, novio, amigo, la vida propia y nos queda tiempo para dar un consejito a la mejor amiga, entonces cuando pasa eso de sentirnos vulnerable es cuando con más fuerza sacamos la garra, levantamos la cara, y sin miedo a mentar madres y romper nuestro caparazón de princesa, comenzamos a acomodar el mundo como si fuera una partida de “tetris”.

Solo nosotras tenemos esa habilidad, literal, de sonreír cuando nos está llevando nuestra amiga la chingada, solo nosotros nos llenamos la garganta con muchos nuditos de lágrimas, para que nadie los note y seguir siendo la “fregonería” que somos cada día.

Por eso y mil cosas somos una verdadera obra de arte y un póker de ases en la partida de la vida, no temas en de repente demostrar tus lágrimas al mundo pues que sería de el sin la sensibilidad femenina, pero siempre recuerda que somos el único ser en el mundo capaz de esbozar una bella sonrisa cuando vamos arriba del alegórico carrito que lleva directo a la Chingada.

 

“Las mujeres tienen esa gran habilidad de sonreír aunque se las esté cargando la chingada”

No olvides compartirlo con todas esas mujeres chingonas!!



     Compartir         Compartir