Todos trabajamos día a día para encontrar todas esas cosas que nos hacen sentir feliz. Todos sabemos que amamos sentir felicidad y siempre vamos en busca de ella. En el camino solemos encontrarnos con diversas pruebas, personas y circunstancias que nos van enseñando que no es tan fácil como pensamos, que no es fácil encontrar algo que todo mundo desea y hace hasta lo imposible con conseguir. En el camino nos topamos con piedras que nos hacen tropezar y nos hacen entender que la vida es una ironía porque mientras buscas encontrarte cara a cara con la felicidad tienes que pasar por todo lo contrario a ésta y cuando la encuentras la misma vida es quien te la arrebata de nuevo. Nos preocupamos tantas veces en ser felices que dejamos de serlo para conseguir, así de irónica es la vida.

No es fácil encontrar la felicidad y menos encontrar que tu felicidad depende de alguien más. Aprendí en el camino que la felicidad solo debe venir de ti, que tú debes ser tu propio fabricante y que la felicidad solo puedes otorgártela tú mismo porque no vale la pena la felicidad que brota de alguien más, de alguien que necesita estar a tu lado para poder obtenerla. En el camino entendí que no es necesario tener a alguien a tu lado para ser feliz porque podemos ser feliz encontrando cosas que podemos hacer, que podemos construir sin la necesidad de estar a lado de otra persona. Entendí que el disfrutar mi vida, hacer todas esas cosas que me gustan y explorar los caminos de la vida por mí misma es lo que realmente me hace feliz, es lo que realmente espero con ansias y es lo mejor que puedo obtener: una felicidad que solo viene de mí.

Comenzaré a construir mi propio castillo donde sé que encontraré la felicidad por siempre porque estarán mis manos, estará el hacerme feliz a pesar de todos y de todo. Comenzaré a explorar la vida con mis propias manos y haré todas esas cosas que no pude disfrutar en un pasado que ahora aya no está, que ahora se ha ido y lo ha tomado el presente, ese presente que es quien vale la pena porque es en él donde aprenderemos de los errores cometidos, del tiempo perdido y comenzaremos a ser amigos para juntos encontrar todas esas cosas que podrán regalarnos una felicidad que nadie podrá nunca arrebatarnos.

Entendamos que la felicidad está en donde se encuentra nuestra comodidad y nuestra tranquilidad y se encuentra donde solo nosotros encontramos paz. Y debemos entender que esos lugares se pueden encontrar donde quiera que solo es cuestión de estar dispuestos a intentar estar donde quiera para encontrarlos y cuando los encontremos debemos aferrarnos tanto a ellos que nadie podrá derrumbarnos y arrebatarnos la verdadera felicidad. Quiero ser independiente y hacer las cosas siempre sin la necesidad de alguien a mi lado porque aprendí que el buscar una felicidad te hace fuerte y te llena de vida y experiencias que no podrás descubrir si no comienzas a buscar e intentar.



     Compartir         Compartir