Las mieles del desapego en 4 leyes.


Cuantas veces, al terminar una relación, pasas interminables meses oscuros, bajo llave llorando al que simplemente se fue a ser feliz por otro lado, a ser feliz con alguien más. El desapego nos permite tener cualquier tipo de relación personal, pero nos acerca a evitar el dolor

No quiere decir que seas dura, cruel y sin sentimientos, pero si lograrás que duela menos, que duela solo lo suficiente,  más rápido levantar la frente y decir, que estás lista para volver a amar.

divertido

Aprende estas 4 leyes y sobre todo llévalas sin miedo para lograr esa liberación emocional que cada vez te hará crecer más como persona y amar más honestamente pero sin que te tengas que reconstruir cada que no funciona como quieres.

Primera ley: Nadie es responsable de ti.

Si crees que tu vida se acabó y que no hay más que hacer, que morirás lentamente y que sin su amor no eres nada… ESTÁS EN LO CORRECTO, pero si lo que crees es que, te levantarás y volverás a empezar, que serás feliz, ¿qué crees?… TAMBIÉN ES CORRECTO, entonces ¿de qué lado quieres estar? No pongas tu felicidad en el bolsillo de alguien más, ser feliz solo depende de ti, de nadie más.

Segunda ley: El pasado… pisado.

Asume tu realidad y aprende a vivir y disfrutar tu presente, ese presente que se forjo de tus hechos pasados, sin embargo, si te la pasas volteando para atrás, jamás te darás cuenta de lo que la vida preparó para ti, tu destino está por ocurrir, pero no podrá salir si lo atormentas con lo que quedó atrás…. Disfruta de cada cosa vivida pues si te hizo feliz no puede ser un error.

Aprende a perdonar te ayudará a centrarte en lo que de verdad importa.

Tercera ley: Aprende a amar y a recibir amor.

Dicho en otros términos, se libre y ayuda a los demás a que sean libres, aun estando contigo, toda vía no queda muy claro, aquí va de otra forma, las ataduras son cadenas que lastiman y no dejan aflorar el verdadero amor. Jamás te hagas responsable de la vida de los otros, pos así rompes con la primera ley, es, todo tiene su lugar. Deja de querer hacer que el mundo rompa su círculo y se mueva como tú quieres. Se libre, promueve tu libertad y no seas una piedra en el calzado de los demás, TODO FLUYE, NADA QUEDA.

Cuarta ley: Asume que nada es eterno.

paz

Decir “PARA SIEMPRE” ES MUCHO TIEMPO, y no dejas que pase lo que te explique en la ley anterior, fluye y deja luir. No existen las casualidades, todo lo que se presente en tu vida es para dejarte cierta experiencia, cuando se aleje de ti, es porque su tarea culmino, aprende a quedarte con la esencia, positiva o negativa, tal vez dolorosa, pero si buscas poquito, aunque no quieras que se vaya te darás cuenta que los tiempos son perfectos y solo recordarás y aplicarás lo que vino a enseñarte.

Ahora solo levanta la cabeza, y abre el corazón sin miedo, enamórate con más fuerza cada vez, deja ir para que permitas a lo nuevo que pueda entrar.



     Compartir         Compartir