Todos estamos compuestos por muchos sentimientos, unos son muy satisfactorios pues la felicidad es algo que nos hace ir caminando por el mundo con una sonrisa en el rostro, generalmente ese es el sentimiento que nos gusta compartir con los que nos rodean, pues generalmente, así nos sentimos cuando compartimos experiencias con nuestros seres queridos, amigos, familiares o incluso nuestra pareja. Pero no siempre es así.

sunset

La realidad es que tememos a la soledad, nos asusta el pasar tiempo a solas pues pensamos que eso nos llevará a un callejón sin salida en donde solo nos hundiremos más. El hablar de la soledad, generalmente la relacionamos con sentimientos hostiles, tristes y dolorosos.

Muchas veces necesitamos de alguien que siempre esté con nosotros, alguien que nos anime, y con una sonrisa y un abrazo nos haga sentir que todo estará mejor, que todo pasará y que estaremos bien, alguien que nos aliente a saltar la barrera del dolor en donde nos hemos estancado por un tiempo. Sin embargo, en la mayoría de las ocasiones lo único que necesitamos es tiempo con nosotros mismos, es un examen interno, pues nadie nos conoce más que nosotros mismos, y por contradictorio que parezca, aprendiendo a escuchar a la soledad, en el más puro silencio, es lo que nos dará la correcta solución a la situación que estemos pasando.

Solo tú tienes el control de tu entorno, solo tú sabes cuál es el momento idóneo de comenzar nuevamente, nunca es tarde para date cuenta de todo lo que hay en tu interior. Cuando el dolor nos aflige, pensamos que el mundo nos puede comer, pensamos que no podemos con tato y que tarde o temprano nos destruirá. Pero basta con darte un baño caliente, café dulce con bombones y la luz tenue de una habitación oscura para poder pensar en que es lo que te afecta, que es lo que te hizo sufrir, de esta manera podrás darte cuenta que lo que pensabas que te aplastaba y no te dejaba respirar, en realidad tiene una fácil solución, que en realidad hacíamos una tormenta en un vaso de agua. La respuesta está en ti, date tiempo de conocerla, date el tiempo de volver a sonreír.

alone

Cada momento de la vida es valioso, cada instante te deja un gran aprendizaje. No temas a estar solo, en realidad nunca lo estas, siempre habrá alguien que nos quiera ver ben, pero debemos disfrutar ese tiempo a solas en donde solo nuestra compañía es suficiente para resaltar esa sonrisa en la cara.

Se valiente, y atrévete a disfrutarte, solo de esa manera podrás gozar cada experiencia que la caja mágica de la vida tiene preparada para ti.

Recuerda que es inevitable el dolor, pero siempre podemos elegir quien nos hace daño, solo tú tienes el control de tu propia felicidad, ser feliz no es una opción, es tu obligación.

De ti depende tomar todas las respuestas que tiene preparada para ti la soledad y el silencio.



     Compartir         Compartir