Sí, es muy bonito pronunciar palabras de amor, esas en las que demuestras que tan importante es para ti esa otra persona, e incluso,  todo lo que estás dispuesto a hacer por ella.

Pero… te has puesto a pensar que para poder amar de verdad, es necesario primero, conocerse a uno mismo, estar consiente de nuestra personalidad, de nuestra esencia, de nuestra forma de pensar, tener muy en claro que nada ni nadie debe cambiar nuestras convicciones, nuestros valores, nadie puede ni debe  amedrentar nuestra dignidad.

8c0616239c138d4c5d1fd864d39622fa

Debemos recordar que somos seres humanos completos, no complementos, que estamos en el camino para ser felices, y que para ello nos valemos por nosotros mismos; y esto no quiere decir que debamos aferrarnos a la soledad, no, lo que trato de decir, es que para poder amar enserio, es necesario querernos primero, solo de esta forma, sabremos reconocer cuando el amor verdadero, llame a nuestra puerta.

Cuando uno sabe perfectamente lo que es y lo que vale,  no hay nada ni nadie que nos haga dudar de nuestras fuerza, de nuestra inteligencia, de nuestra felicidad.

 

No hay nada más bonito que poder pararse frente al espejo y poder reconocer que somos humanos imperfectos, con virtudes, con errores, con aciertos y defectos, pero siempre buscando mejorar, conscientes de lo que merecemos, conscientes de que no nos podemos conformar con un cariño pasajero o con alguien que no está dispuesto a entregarse de verdad.

Amar es maravilloso, de eso me queda la menor duda, pero también es cierto, que el amor más bonito es el que sentimos por nosotros mismos.

Cuando esto pasa, cuando aprendemos a ser realmente conscientes de lo que valemos, somos capaces de reconocer el amor del bueno, ese que es como nosotros, que es sincero, que no tiene complejos, que nos convierte en mejores seres humanos, ese con el que de la mano podemos llegar más lejos.

He ahí la importancia de aprender a decir  “me quiero” antes de decir  “te quiero”

 

 

Escrito por:    Señorita Libélula.



     Compartir         Compartir